España.- Miembros del consorcio del proyecto europeo CLIMEFISH están reunidos desde hoy en la sede del Centro Tecnológico del Mar en Vigo para, entre otros asuntos, decidir los elementos de una nueva aplicación software que, destinada a los  sectores de la pesca y de la acuicultura marina y continental, permitirá la simulación de situaciones en los ámbitos de la ecología y economía basadas en diferentes escenarios climáticos.

Esta nueva herramienta de apoyo a la toma de decisiones estará incluida en una plataforma de conocimiento de acceso gratuito que dispondrá de más herramientas de relevancia global sobre los efectos, riesgos y oportunidades relacionados con el cambio climático en los ámbitos pesquero y acuícola, temática en la que se centra este proyecto.

Durante el encuentro que se celebra hoy en la Fundación CETMAR se tomarán decisiones sobre los principales elementos que deberá tener la nueva aplicación a fin de satisfacer las necesidades de las partes interesadas, fomentando así su participación desde el inicio de los trabajos de CLIMEFISH.

Así, en Vigo se dan cita representantes de algunos de los principales casos de estudio previstos en el proyecto (un total de 16 con la implicación de más de 25 especies), como es el caso del dedicado al mejillón que,  de la mano de investigadores del CSIC, estudiará las evidencias e impactos del cambio climático en la explotación de este molusco en Galicia. Ya para mañana miércoles está prevista otra reunión, en este caso del comité científico, también en la sede de la institución gallega.

El objetivo general de esta iniciativa, financiada a través del programa Horizonte 2020 de la Unión Europea, es apoyar la pesca sostenible, favoreciendo un incremento de la producción acuícola europea, facilitando el empleo y el desarrollo regional y desarrollando herramientas de predicción y gestión para la adaptación al cambio climático, todo en colaboración con los agentes implicados.

El proyecto, en el que CETMAR está colaborando con otras veinte instituciones de 16 países, está dirigido a los sectores productivos de la pesca y de la acuicultura marina y de la producción en lagos y estanques, y cuenta con un presupuesto de 5 millones de euros.