La Habana, Cuba (PL).- Un proyecto que implementa la FAO en Cuba desde 2015 arrojará, entre los resultados a corto plazo, el fortalecimiento de las capacidades de técnicos y otros actores clave y mayor producción de peces, se informó hoy.

Expertos de la Oficina Subregional de Mesoamérica de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), refirieron a Prensa Latina los beneficios esperados con el proyecto.

Según Carlos Eduardo Pulgarín, oficial de Acuicultura de esa sede, uno de sus frutos es haber elaborado un programa Nacional de Mejoramiento Genético para Peces de Agua Dulce.

Este se implementa en la Unidad de Desarrollo e Innovación El Dique, situada en el capitalino municipio de Cotorro y perteneciente a la Empresa de Desarrollo de Tecnologías Acuícolas.

Denominado TPCP/CUB3501, el proyecto es expresión de la cooperación de ese organismo de ONU con Cuba y aportará como impacto un incremento de la producción de los cultivos intensivos de un 50 por ciento en un período de cuatro años.

Otros resultados consistirán en la creación de fuentes de empleo en las nuevas granjas de ceba y, sobre todo, su contribución a la seguridad alimentaria, prioridad socio-económica estratégica para el estado cubano.

Además, consolida la transferencia de conocimientos y de tecnología en el campo de la genética acuícola y la gestión sostenible de los recursos.

Esta tiene como misión atender las necesidades tecnológicas en el cultivo de especies acuícolas de todos los productores nacionales.

De acuerdo con los patrocinadores del proyecto, el cual deberá concluir en 2017, la acuicultura en Cuba ofrece posibilidades para satisfacer la creciente demanda de alimentos inocuos y nutritivos a la población.