Bogotá, Colombia (@Aunapcolombia).- Para el cuarto trimestre del 2017 el país contará con el Plan de Ordenamiento Productivo del sector de la Pesca y la Acuicultura, como resultado de un convenio suscrito entre la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca (AUNAP) y la Unidad de Planificación Rural Agropecuaria (UPRA).

El plan, que inició el año pasado, determinará cuáles son las regiones que tienen mayores posibilidades para la actividad pesquera o para el montaje de proyectos acuícolas.

“El objetivo primordial, una vez esté listo el plan, es que se convierta en una herramienta no sólo para los productores, sino también para los entes territoriales buscando que visualicen las zonas de sus departamentos y municipios donde haya potencial para estas dos actividades”, señaló María Claudia Merino, profesional especializada de la Aunap.

Así las cosas, en el 2015 se determinaron las variables y criterios para establecer la zonificación adecuada para la pesca y la acuicultura, y se establecieron los rangos adecuados en todas las variables para estas actividades.

Ahora en el presente año se está validando esa información con los diferentes actores, razón por la cual la comunidad y los productores juegan un papel fundamental en el desarrollo del proyecto.

Algunos criterios que se han tenido en cuenta van desde los generales hasta los más específicos, como por ejemplo: la temperatura, disponibilidad de agua, calidad y estado de los suelos, variables físicas, ambientales y socioeconómicas, entre otras. Hay regiones excluidas, como las zonas delimitadas como parques nacionales.

Es apresurado tener ya los resultados de las áreas analizadas y los factores de competitividad identificados, pues esa información consolidada sólo se tendrá hasta el próximo año.

“Lo valioso de este plan es que es un trabajo mancomunado y concertado con toda la comunidad, incluso con otras entidades medioambientales y el  Instituto Geográfico Agustín Codazzi, IGAC, entre otros”, señaló Merino.

Hasta el momento se ha encontrado que la acuicultura tiene potencial para desarrollarse en casi todo el país, exceptuando las zonas que tienen algún tipo de restricción de orden ambiental o social; el tema de pesca es un poco más limitado porque influyen variables externas como la contaminación, las corrientes, los asentamientos humanos, entre otros.

Una vez finalizado el documento, se espera que el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural lo entregue al Departamento Nacional de Planeación (DNP) y a las entes territoriales para que conozcan de primera mano cuál es el potencial  de su región para que puedan enfocar esfuerzos hacia el desarrollo de la pesca y la acuicultura de acuerdo con las potencialidades mostradas en el Plan de ordenamiento productivo de estas actividades.

“De esta manera se va a lo fijo, se invierte el recurso de manera adecuada y se incentiva la realización de estas apuestas productivas”, finalizó Merino.