México.- El Instituto Nacional de Pesca, en coordinación con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), puso en marcha el programa de restauración de arrecifes en el estado de Quintana Roo, cuyo objetivo es producir 260 mil colonias de coral en cinco años para repoblar el arrecife mexicano desde Isla Contoy hasta Tulum, así como otorgar certificado internacional a los buzos que apoyen en esta importante labor.

En el marco de la firma de un convenio de colaboración entre el Inapesca y el gobierno de Quintana Roo, celebrado en el Centro Regional de Investigación Pesquera de Puerto Morelos (CRIP), el Doctor Pablo Arenas Fuentes, director del Inapesca, explicó que especialistas del CRIP desarrollaron un vivero de coral que mantiene ejemplares en sistemas de acuario y en el mar, en un proyecto que contribuirá a la restauración y rehabilitación de zonas arrecifales del Caribe Mexicano.
 
El documento fue firmado por del gobernador Carlos Joaquín González, así como la alcaldesa de Puerto Morelos, Laura Fernández Piña; Ricardo Gómez Lozano, director regional de la Península de Yucatán y el Caribe Mexicano de la Conanp, y Alfredo Arellano Guillermo, titular de la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente (Sema) como testigos.
 
En su mensaje previo a la firma del convenio, Arenas Fuentes precisó que la producción de colonias de coral, el desarrollo de técnicas de restauración, así como la eficiencia en la siembra de organismos permitirán la recuperación de las áreas arrecifales dañadas. “Un coral en buen estado, una barrera de mangles son la mejor defensa natural contra este tipo de eventualidades que todavía son imprevisibles, por lo que necesitamos mantenerlos en buen estado”, explicó.
 
El director de Inapesca destacó también que los arrecifes de coral son hábitat esencial para el desarrollo de especies de interés comercial en la pesca, como la langosta del caribe, y subrayó que los corales son fuentes vitales para la salud de los ecosistemas en el mar Caribe, e indispensables para la adaptación al cambio climático y el tema de los huracanes, por lo que este proyecto es importante para la región, “pues en la medida que nuestras costas estén preparadas para este tipo de eventos y adaptados vamos a resistir mejor el embate de un huracán”, aseguró.
 
En cuanto a la certificación de los buzos, explicó que tendrá validez internacional y que ya trabajan en ese esquema con especialistas que realizan restauraciones de reservas marinas en el Golfo de California.
 
“Los corales y el arrecife son un orgullo y privilegio de México que debemos preservar”.