Bogotá, Colombia (@Aunapcolombia).- La estación de Bahía Málaga, de la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca (Aunap), reportó adelantos significativos en sus investigaciones en la producción de alimento vivo para las larvas de especies marinas que se cultivan en cautiverio.

Uno de estos fue la mejora en la producción de microalgas, a través del uso del CO2 y control del pH, que además de recurso alimenticio se utilizan para producir zooplancton; este va luego como alimento para las larvas de peces.

Los trabajos en los laboratorios de la estación de Bahía Málaga se hacen con el apoyo de algunas universidades de varias ciudades del país e investigadores nacionales e internacionales.

“En el caso de los rotíferos y copépodos (alimento para larvas) se logró cambiar la metodología de la alimentación, antes se hacía una sola vez al día, ahora se suministran varios tipos de alimentos y en varios intervalos”, señaló Harold Pérez, coordinador de la Estación de Bahía Málaga.

Otro aspecto fundamental fue la mejora en las densidades de cultivo de microalgas, pues de esta manera se optimizó el cultivo de zooplancton concentrado. Igualmente, se adquirió un nuevo tipo de cepa, denominada Isocrysis que permite el cultivo de microalgas de forma masiva en aguas calientes.

Un logro importante fue haber obtenido microalga viva condensada, “estamos muy cerca de lograr un producto de excelente calidad que pueda ser ofrecido al mercado a un buen precio a nivel nacional e internacional”, destacó Pérez.

Adicionalmente, “obtuvimos altos volúmenes de fitoplancton que nos permitió optimizar la producción de rotíferos y copépodos, lograr grandes densidades en el cultivo y aproximarnos cada vez más a lo que se hace a nivel mundial”, agregó el funcionario.

Hasta el momento, el consumo de alimento vivo se utiliza casi en su totalidad al interior de la estación; sin embargo, se han apoyado proyectos en las universidades del Pacífico y Nariño que requieren este tipo de producto.

Los avances que Colombia ha hecho en materia de alimento vivo, lo convierte en abanderado en un tema que es determinante para los laboratorios de acuicultura marina que trabajan en la producción de semilla.

De hecho, hace pocos días, una comisión turca de expertos en acuicultura realizó una visita a la estación, para conocer de cerca cómo es la implementación de este trabajo y de qué manera lo podrían replicar en los laboratorios de su país.

La producción de alimento vivo es fundamental para satisfacer las necesidades de alimentación de las larvas de peces marinos. Y justamente, la estación Marina de Bahía Málaga de la Aunap, desde el año 2008 ha sido pionera en la producción de fitoplancton y zooplancton.

La alimentación para los cultivos de peces marinos es más complejo de lo que se piensa, pues a diferencia de las larvas de moluscos que solo necesitan microalgas, o las larvas de camarón que requieren microalgas y artemia, las larvas de peces marinos requieren mayor variedad de alimento vivo, como por ejemplo: algas, rotíferos, artemia y copépodos.