Bogotá, Colombia (@Aunapcolombia).- Una mayor optimización del uso del espacio, aprovechamiento de suelos no aptos para la acuicultura tradicional y facilidad para aplicar procesos de recirculación,  son algunas de las ventajas de la implementación del uso de tanques en geomembrana.

Estos, diseñados con materiales impermeables, han permitido a los acuicultores lograr mayor producción (toneladas) y productividad (más pescado por unidad de superficie), en comparación con el sistema tradicional de estanques en tierra.

Debido a su fácil manipulación, transporte, portabilidad y baja demanda de adecuaciones civiles que requiere su instalación, el uso de tanques en geomembrana se ha convertido en una alternativa viable y rentable, ya que solo requiere un terreno con suelo firme, nivelado y libre de vegetación.

Así, tras analizar al detalle las fortalezas anotadas, la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca (Aunap) formalizó en el segundo semestre del 2016 cuatro proyectos piloto de cultivo de tilapia en tanques de geomembrana con tecnología biofloc, en los municipios de Hobo y Campoalegre, (Huila), Purificación (Tolima) y Acacías (Meta).

Hasta el momento los proyectos se encuentran en la fase de instalación e implementación a los que se invirtieron 240 millones de pesos por unidad productiva, beneficiando directamente a diez familias por unidad de proyecto.

Ahora, dependiendo de los resultados de las experiencias y el aprendizaje que se obtengan, el objetivo es que el modelo pueda replicarse en otras regiones del país con vocación acuícola.

En el transcurso del segundo semestre del año pasado la entidad se dedicó a diseñar el modelo productivo que debe implementarse, teniendo en cuenta los aspectos administrativos, técnicos, financieros y sociales para minimizar las posibles fallas que pudieran presentarse durante la puesta en marcha.

“Desde el inicio hemos venido haciendo el debido seguimiento para constatar el uso adecuado de la infraestructura y de los equipos entregados; previamente se han capacitado y visitado a cada una de las asociaciones beneficiarias con el fin de aclarar todos los temas“, indicó Otto Polanco Rengifo, director de la Aunap.

Sin embargo, vale la pena aclarar que la implementación del proyecto requiere unas especificaciones técnicas como por ejemplo: contar con un área nivelada de unos 2.500 metros cuadrados para estructurar una unidad productiva que consta de siete tanques de 12 metros de diámetro;  además debe tener acceso a energía eléctrica trifásica y asumir el costo del servicio (que en algunos casos puede llegar a ser alto) y tener una fuente de agua permanente  (concesión de aguas).

Adicionalmente, la persona o grupo de productores que quiera implementar el modelo productivo, deberá capacitarse para poder realizar un monitoreo constante a toda la infraestructura y dominar el manejo rutinario de la infraestructura para atender cualquier eventualidad.