Managua, Nicaragua (La Prensa).- La producción de pepino de mar a través de la acuicultura es el proyecto que se desarrollará en la zona de los Cayos Perla, en la Región Autónoma del Caribe Sur (RACS), en los próximos dos meses.

En la fase inicial pretenden desarrollar 10,000 embriones juveniles de pepino de mar.

“Estamos en una fase de experimentación en uno de los Cayos Perla en un área pequeña para sembrar embriones juveniles (pepino de mar ) y luego monitorear el procedimiento para el posterior aprovechamiento del recurso, se trata de hacer un laboratorio para después nosotros producir los embriones”, informó Armando Segura, director ejecutivo de la Cámara de la Pesca de Nicaragua (Capenic).

El representante empresarial no especificó el monto de la inversión del proyecto que está en proceso de autorización por el Instituto Nicaragüense de la Pesca y Acuicultura (Inpesca), el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena), el Instituto de Protección y Sanidad Agropecuaria (IPSA) y el Gobierno Regional del Caribe Sur. Pero sí informó que es de capital nicaragüense.

“La diversificación en la producción de especies en la acuicultura es para aumentar los niveles de exportación de pepino de mar y para no sobreexplotar los recursos que existen en el mar”, continuó Segura.

El pepino de mar se ha convertido en el principal producto de captura por los buzos en la zona del Caribe Norte, por el precio que reciben en el mercado local por acopiadores que lo exportan a Hong Kong, Taiwán y Estados Unidos, que son los principales compradores de este producto.

Segura indica que si el proyecto de producción de pepino de mar se logra, en un año y medio tendrán resultados concretos, después que realicen una serie de exámenes de laboratorio, evaluaciones técnicas, biológicas y económicas.

De lograr resultados positivos se contemplaría crear áreas de cultivo en la zona del Pacífico.

Deseado producto

En los últimos tres años ha repuntado la producción y captura de pepino de mar. En 2015 (dato más reciente), según el Anuario Estadístico Pesquero y Acuícola, su producción fue de 217.85 toneladas (cocido y seco), que generó 6.42 millones de dólares.

En el Caribe Norte los buzos han dejado de capturar langostas y caracol para dedicarse a buscar pepino de mar, por lo que las autoridades, a través del decreto 15-2016, publicado en La Gaceta del 31 de agosto, destinó su captura exclusivamente para las embarcaciones artesanales.

El último decreto de Inpesca sobre este producto del mar fue la reestructuración del período de veda en dos lapsos, estableciendo que el primer período de veda inició el 1 de enero y culminará el 28 de febrero de este año. Luego la prohibición de captura se retomará el 1 de junio hasta el 31 de agosto  de este año.

Capenic: traería beneficios

Segura afirma que de lograr resultados positivos en el proyecto piloto de cultivo de pepino de mar, esto generaría fuentes de empleo a mujeres y a hombres que, por motivos de salud, ya no pueden trabajar como buzos.

Además Nicaragua sería el primer país de Centroamérica que produzca pepino de mar por acuicultura. En América Latina solo en México existen empresas que se dedican a la crianza de este producto.

“También ayudaría a mantener los márgenes de calidad en el mercado internacional, porque todos los procesos del pepino estarían debidamente certificados, por la calidad del producto, eso garantiza la imagen del país en los mercados internacionales”, agrega el director ejecutivo de Capenic.

Solo camarón hasta hoy

El plan de Producción, Consumo y Comercio 2016-2017 proyecta la producción de 22,510 toneladas de camarón de cultivo, cuyas zonas de reproducción se ubican en la franja del Pacífico del país. Hasta ahora esa es la única especie que se produce mediante acuicultura. Según el Centro de Trámites de las Exportaciones, en 2016 los volúmenes de camarón de cultivo exportado crecieron en 69.9 por ciento y en valor 21.3 por ciento. En 2015 se enviaron 763.34 toneladas de camarón de cultivo, cifra que se elevó a 1,294.43 toneladas en 2016. Pese a este incremento, Armando Segura, director ejecutivo de Capenic, admite que diversificar la acuicultura es una tarea pendiente del sector, pues a futuro pretenden retomar el cultivo de tilapias, peces y ostiones, pero para eso necesitan atraer inversión. Al menos en la producción de camarón de cultivo el 70 por ciento del capital es extranjero.