Asunción, Paraguay (IP).- Con la creación, hace un par de semanas, del “Programa Nacional de Desarrollo de la Acuicultura Sostenible en Paraguay”, el Gobierno Nacional busca dar un mayor impulso a este rubro que experimenta un sostenido crecimiento pero que tiene aún mucho campo de expansión.

Así lo explicó en conversación con Radio Nacional del Paraguay, Susana Barúa, directora ejecutiva del Programa Nacional, quien afirmó que la acuicultura “es un rubro innovador que en los últimos tiempos ha crecido a pasos agigantados”.

“Hoy en día la mayor oferta de pescados proviene de la acuicultura ya que cada vez tenemos menos recursos en los ríos”, explicó. Afirmó que con la creación del Programa Nacional se podrá contar con un presupuesto que permitirá apoyar con más fuerza este rubro productivo.

En Paraguay, el 99% de los 6.500 piscicultores son acuicultores de recursos limitados, es decir que tienen estanques de aproximadamente 300 m2 (10×30 metros) y se dedican en un 80 por ciento a la producción de tilapia.

En cuanto al nivel de producción, en 2015 se produjeron 7.500 toneladas, mientras que en 2016 este nivel aumentó en aproximadamente 15 por ciento, alcanzando 8.620 toneladas.

Barúa explicó que toda la producción nacional se consume localmente, y que incluso no se llena todavía la demanda interna, mientras que para llegar exportar “falta todavía trabajar en competitividad en el precio”.

Además, se trabaja con los productores en en el fomento del consumo “porque generalmente el productor no consume y vende todo lo que produce”.

La directora afirmó que la acuicultura es un rubro que integra a la familia, que se ha vuelto muy importante para el productor agrícola como rubro de renta y tiene aun un potencial de crecimiento extraordinario en el país.

El impulso a este rubro tiene también un gran respaldo en la cooperación de Taiwán que instaló el laboratorio de producción de alevines, el mayor de América Latina y el Caribe, en la localidad de Eusebio Ayala, donde tienen disponibles los alevines.

Barúa explicó que, siempre que el productor aplique debidamente la capacitación facilitada por el Gobierno a través del Ministerio de Agricultura y Ganadería, la incursión en el rubro acuícola es una inversión rentable, ya que el estanque tiene una vida útil de 20 años y que los insumos para la alimentación de los peces se pueden obtener muchas veces en la misma granja.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, la oferta mundial per capita de pescado alcanzó un nuevo máximo histórico de 20 kg en 2014, gracias a un intenso crecimiento de la acuicultura, que en la actualidad proporciona la mitad de todo el pescado destinado al consumo humano.