Lima, Perú (SNP).-  La Sociedad Nacional de Pesquería informó ayer que en la última sesión del Comité CODEX Alimentarius sobre Grasas y Aceites (CCFO) realizada en Malasia, la delegación peruana logró que los consumidores puedan reconocer fácilmente los productos elaborados con aceite de anchoveta.

Ello luego que este foro internacional aprobara que en el etiquetado de los productos para consumo humano directo se incluya información sobre el porcentaje total de EPA y DHA, el cual no deberá ser menor al 27%.

Asimismo, se aprobó el perfil de ácidos grasos del aceite de anchoveta así como que los consumidores sepan el origen del aceite de pescado utilizado en los productos de consumo humano, es decir si viene de un pez silvestre o cultivado, ya que ello tiene implicancias en el porcentaje de Omega 6 y Omega 3.

Cabe precisar que antes de esta última sesión del CODEX, no existía un estándar para la producción, comercialización y evaluación de conformidad del aceite de pescado. En ese sentido, el CODEX Alimentarius decidió trabajar un proyecto de norma para estandarizar los criterios que deben regir el correcto comercio mundial de este producto.

Es importante destacar que el sustento llevado por el Perú fue un esfuerzo conjunto de varias instituciones como la Sociedad Nacional de Pesquería (SNP), SANIPES, INACAL, SGS, INTERTEK, TASA, DIAMANTE, y la Sociedad Nacional de Industrias

La delegación peruana estuvo compuesta por la Ing. Soraya Lastra, del INACAL y Jefe de Delegación, así como el Ing. Miguel Gallo y Javier Igarashi, representando a la SNP.

Sobre el Omega 3

Resulta relevante precisar que el aceite de anchoveta se obtiene durante la elaboración de la harina de pescado, y en los últimos años ha motivado importantes inversiones para refinarlo y concentrar su contenido de EPA y DHA a fin de colocarlo en el mercado como un ingrediente marino en las industrias de alimentos fortificados y de nutracéuticos.

Asimismo, los ácidos grasos Omega-3 son importantes en numerosas funciones corporales. El DHA participan en la construcción y el funcionamiento correcto de las membranas particularmente aquellas en los tejidos muy activos como los nervios y músculo activo, y la construcción de las membranas celulares en el cerebro.

Por su parte, el EPA ayuda en los procesos des inflamatorios, en el control de coagulación de la sangre y en la regulación de la presión arterial. Por ello es importante consumirlos principalmente durante nuestra niñez y luego para mejorar nuestra calidad de vida.

En ese sentido, la norma aprobada por CODEX ayudará a una mejor promoción y reconocimiento de nuestro producto en la industria alimentaria, nutricional y consumidor mundial.