Segovia, España (ICAL).- Un tercio de la trucha arco iris que se produce en España es de Castilla y León, con 5.000 toneladas, pero ha caído en casi 2.000 toneladas desde 2002, por la diversificación de la acuicultura marina.

Castilla y León es una potencia en España en acuicultura continental, con 27 piscifactorías, que producen 7.400 toneladas anuales, prácticamente la totalidad de trucha, arco iris (casi 5.000 toneladas) y común (2.400), un pescado del que la Comunidad lidera la producción nacional, ya que asume un tercio del total.

Junto a las piscinas, también ha florecido una industria transformadora de esos alimentos con productos de cuarta o quinta generación (fileteados, patés....); y la Comunidad cuenta con las tres principales empresas de alimentación para especies acuícolas a nivel nacional e internacional. Sin embargo, la actividad pierde fuelle frente a la diversificación por la que apostó el sector marítimo.

El Centro de Investigación en Acuicultura Continental y Marina, ubicado en Segovia, pretende erigirse en un revulsivo para que el sector incorpore emprendedores que impulsen otras producciones, tencas, alevines de salmón, crustáceos o ranas. Aquellos que se embarquen en esta aventura podrán lograr con el apoyo de sus investigaciones, los mejores sistemas y resultados productivos, en costes y calidad. Productos respetuosos con el medio ambiente, con la salud y bienestar animal, que impulsen el dinamismo económico en el medio rural.