Chile.- Representantes Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Perú y República Dominicana participarán, desde este lunes 19 al viernes 23 de junio, del primer taller internacional "Gira técnica de cooperación Sur-Sur y triangular para el fortalecimiento de capacidades y medidas para prevenir, desalentar y eliminar la Pesca Ilegal, No Declarada y No Reglamentada (INDNR)".

Encuentro organizado por el Gobierno de Chile -a través de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) y el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca)- y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que busca mediante la experiencia nacional fortalecer las capacidades y medidas para prevenir esta actividad que representa hoy una importante amenaza a los esfuerzos de ordenación, como a la sostenibilidad y conservación de los recursos pesqueros y biodiversidad marina de los países.

Al respecto, el Ministro de Economía, Fomento y Turismo, Luis Felipe Céspedes indicó que "cuando hablamos de pesca ilegal nos referimos a un fenómeno que muchos países compartimos; según cifras internacionales es el tercer delito más lucrativo del mundo, luego del tráfico de armas y drogas".

La pesca ilegal, ocurre en todas partes del mundo e incluye una serie de actividades ilícitas y supone una captura estimada en unos 26 millones de toneladas por año, con un valor cercano a los 23 millones de dólares. Daño económico que además afecta a las flotas que faenan legalmente, ya que socava los esfuerzos para garantizar una pesca sostenible y la gestión responsable de las poblaciones de peces de todo el mundo.

Asimismo –agregó- que a nivel internacional, "otro de los temas de relevancia en esta materia es la provisión de proteínas, donde la FAO ha hecho una serie de investigaciones para identificar las fuentes de proteínas demandadas en los próximos 30 años, por lo que debemos ser capaces de plantearnos que la pesca sea una de ellas. De allí la importancia de contribuir a la sustentabilidad, y por ende a su conservación, combatiendo sus amenazas".

Julio Berdegué, representante regional de FAO para América Latina y el Caribe explicó que "la gobernanza en la pesca es algo esencial. Quién accede a los recursos, cómo accede, cuándo accede y quién los puedes usar, es clave para los medios de vida de más de 120 millones de personas que dependen directamente de esta actividad".

"Cuando una actividad tiene este componente ilegal tan importante, eso impacta en el efecto que la actividad misma tiene sobre el crecimiento económico, la biodiversidad y el medioambiente. Pero además, es una actividad que genera conflictos sociales. Cuando las reglas no son claras, cuando no tenemos sistemas de gobernanza adecuados inmediatamente se producen condiciones para el conflicto social, amenazando la paz".

"La FAO está comprometida con los países y apoya los esfuerzos nacionales para combatir la pesca ilegal y promueve la adopción de instrumentos políticos como el Acuerdo sobre medidas del estado Rector del Puerto destinado a combatir, detener y eliminar la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada".

"Como representante regional FAO, agradecemos al Gobierno de Chile por el apoyo recibido y su generosidad. Quiero destacar que fue el primer país en nuestra región en ratificar el acuerdo del Estado Rector del Puerto, donde ha podido acumular vasta experiencia en esta materia, haciendo camino a través del aprendizaje e innovación", puntualizó Berdegué.

En su intervención, el subsecretario de la cartera de pesca y acuicultura, Pablo Berazaluce, destacó que como "país miembro del acuerdo sobre Medidas del Estado Rector del Puerto -alianza destinada precisamente a prevenir, desalentar y eliminar la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada- somos uno de los referentes a nivel regional en el combate de este fenómeno en América Latina. Chile lleva más de una década incorporando medidas que desincentiven este actuar, con acciones de fiscalización, tecnología y prevención, en que la participación de las comunidades ha sido vital para seguir avanzando en este compromiso país que nos hemos propuesto".

"Estamos seguros que este primer taller internacional será para todos los representantes una oportunidad para el intercambio de experiencias y conocimiento, que reforzará el compromiso país de este y otros temas de interés para América Latina y el Caribe, impulsándolos a elaborar futuros planes de acción para prevenirla en sus propios países", acentuó Berazaluce.

Por su parte, el director de Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura, José Miguel Burgos, destacó que "como país estamos desarrollando estrategias que tengan una fiscalización distinta, a través de la aplicación de tecnologías, donde la incorporación de la ciudadanía mediante campañas masivas es fundamental".

"Actualmente tenemos un proyecto de ley en el Congreso para desincentivar la pesca ilegal, porque hoy buena parte de las sanciones están concentradas en la extracción, en la primera fase, sin embargo cuando uno observa el proceso de pesca ilegal lo que vemos es el enriquecimiento no está en los pescadores, sino en la cadena de comercialización que hace usufructo y lucran fuertemente respecto a esta situación".

En este contexto, la pesca ilegal en Chile afecta principalmente a la pesquería de merluza común, algas pardas, merluza austral, congrio dorado, pelágicos pequeños y bacalao de profundidad. Como por ejemplo, en el caso de la merluza común solo una de cada cuatro proviene de la pesca legal.

Taller FAO, Subpesca y Sernapesca

Dentro de los temas que se expondrán durante estos cinco días, destacan los modelos de fiscalización, tanto de normas y sanciones vigentes como el uso de tecnologías y herramienta de control. Además los representantes participarán de una práctica en terreno en la comuna de Quintero, donde se trabajará en procedimientos de fiscalización.

A través de esta experiencia, los nueve participantes de América Latina podrán elaborar futuros planes de acción para prevenir y desalentar la Pesca INDNR en sus propios países.