Quito, Ecuador.- El anuncio lo hizo Ana Drouet, ministra de Acuacultura y Pesca, durante su visita a la Comisión de Soberanía Alimentaria. Precisó que la propuesta elaborada con los aportes de cámaras y asociaciones dedicadas a la actividad pesquera estaría lista para finales de agosto.

“La cartera de Estado que dirijo no es de escritorio sino de puertas abiertas, con servicio a la comunidad”, subrayó la funcionaria, al explicar que la normativa se fundamenta en 10 principios rectores, entre ellos, la sostenibilidad de los recursos con responsabilidad intergeneracional. “Es importante que en el presente se aprovechen los recursos con responsabilidad, sin afectar a generaciones posteriores”, agregó.

El segundo eje constituye la trazabilidad de los recursos hidro-biológicos, basada en un control estricto de la cadena de producción acuícola y pesquera, lo que garantiza una producción legal. También la solidaridad que pretende el fomento y la consolidación de la economía popular y solidaria, orientada hacia la pesca artesanal, a fin de crear mayores oportunidades para el sector.

La soberanía alimentaria, que apunta a productos inocuos y de calidad para garantizar una alimentación sana, va de la mano de la inserción en el mercado internacional. Ana Drouet mencionó el acceso a tecnologías libres que permitan procesos de producción más eficientes. Citó como ejemplo la electrificación del sector acuícola, que incrementaría la producción en un 50 %.

El desarrollo de la investigación, producción con valor agregado y máximo rendimiento sostenible son otros de los ejes del proyecto, el cual tendrá un enfoque de eco-sistema que se ciñe a tres parámetros: medioambiente, sociedad humana y economía, con enfoque sostenible.

Mientras tanto, los asambleístas de la mesa parlamentaria sugirieron aportes para enriquecer el articulado. Liuba Cuesta manifestó la importancia de otorgar seguros de vida para los pescadores.

En esta misma línea se pronunció Roberta Zambrano, quien retrató la realidad del sector pesquero. “En altamar, los pescadores corren peligro de robo de motores, incluso arriesgan su vida. Cuando los pescadores, cabezas de familia, fallecen, sus hogares quedan a la deriva. Por eso urge el seguro de vida”, aseveró.

Además, propuso el bono para pescadores durante la época de veda, tiempo en el que no tienen ingresos económicos. Frente a ello la ministra anunció que está contemplado el desarrollo de una actividad paralela, a fin de que los pescadores no dejen de percibir ingresos durante esa època.

Igualmente, anunció la creación de tres coordinaciones zonales aprobadas por el Ministerio de Trabajo y la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades), ubicadas en Esmeraldas, Guayas y El Oro, mismas que facilitarán a los pescadores las gestiones pertinentes sin necesidad de gastar en movilización, alimentación y hospedaje.

La ministra de Acuacultura también explicó que existen cuatro muelles en el país (Esmeraldas, San Mateo, Anconcito y Jaramijó) que cuentan con cámaras de refrigeración. Sin embargo, necesitan ser equipadas y tecnificadas para su óptimo funcionamiento, con el sistema de posicionamiento global (GPS). “Es una apuesta que estamos trabajando, basada en un modelo de gestión eficiente”.

La asociatividad fue otra de las sugerencias de la comisión. Mariano Zambrano, vicepresidente de la mesa de Régimen Económico, explicó que la asociatividad permitiría a este sector enfrentar la época de veda con la diversificación del trabajo.

Ricardo Zambrano, presidente de la Comisión de Soberanía Alimentaria, anunció que el proyecto de Ley se llevará a consulta prelegislativa, a fin de recoger los aportes del sector, mediante visitas a territorio.