Desde hace algunos años, el Dr. Ricardo Radulovich, profesor en la Universidad de Costa Rica, viene realizando investigación sobre el cultivo de camarón marino en jaulas, como una alternativa a los métodos de cultivo tradicional.

 

 



1.¿Qué ventajas ambientales, sociales y económicas tiene el cultivo de camarón en jaulas?

Quiero comenzar diciendo que nosotros trabajamos en el Pacífico de Costa Rica principalmente a pequeña escala, con pescadores artesanales y sus familias. La producción a pequeña escala tiene bastantes singularidades, y entre ellas debe considerarse que muchas jaulas pequeñas, de varios metros cuadrados cada una hasta 20 ó más m2, producen un efecto que ya no es de pequeña escala. De ahí se pasa rápidamente a la necesidad de promover una adecuada organización social y una estructura económica adecuada. También, desde un principio nos ha sido claro que mucho de lo que hacemos sirve también a mediana y gran escala.




En ventajas ambientales, primero, no hace falta convertir la tierra y es posible escoger áreas de mar costero que no afecten a sitios especiales de riqueza en biodiversidad. En este sentido, y hasta cierto punto, la producción en jaulas es benigna. Luego, el hecho de que el agua está pasando constantemente por las jaulas y luego se diluye a grandes extensiones con las mareas, viene siendo tal vez la más importante diferencia con estanques en tierra, los cuales a menudo liberan desde pocos puntos considerables volúmenes de agua servida y así se dan efectos concentrados que pueden evitarse en el mar (o por tratamiento que eleva costos). Pero, claro, todo esto se deberá ir evaluando a como la producción en jaulas aumenta y se van conociendo los impactos—que esperadamente se sabrán reducir considerando la experiencia de producción en jaulas que ya hay en el mundo.

La principal ventaja social es que permite a gente de pocos recursos tener sus jaulas con relativamente poca inversión y considerable rentabilidad. Esto es muy importante si se considera que la pesca y la recolección de bivalvos está mermando y miles de pobladores costeros ocupan alternativas. Sin embargo, debe considerarse el sistema organizacional que se establezca para cuido y manejo de fincas comunitarias o parques de maricultura, así como otros aspectos externos que incluyen facilitar el proceso de concesión, favorecer el mercadeo justo, facilitar materiales a buen precio, y brindar capacitación y financiamiento.

Entre las ventajas económicas se puede citar que hay mucho “terreno” (área marina) para expandir la producción del camarón, mientras que en tierra cada vez es más difícil conseguir nuevos permisos—lo cual no excluye la intensificación. De esta forma, producir camarón en jaulas se puede convertir en una fuente de riqueza y desarrollo similar o incluso eventualmente mayor a lo que ha sido la producción en estanques o lagunas en tierra. Tiene además, como se dijo, la virtud de permitir micro-explotaciones mientras que por lo general la población costera de bajos recursos no tiene tierra y así ha quedado  excluida.

2.¿Cuales son las consideraciones técnicas que se deben tener para el diseño y ubicación de las jaulas para el cultivo de camarón?

Hay varios aspectos técnicos, como escoger sitios con movimiento de aguas de buena calidad pero sin corrientes demasiado fuertes, más bien poco profundos con fondo barroso pero que las jaulas no peguen en el fondo en marea baja, y que no estorben actividades de pesca o de tránsito. En general, los sitios donde se pesca el camarón tienden a ser buenos para las jaulas, lo cual a menudo implica conflicto entre pescadores y maricultores. Otro criterio principal es la accesibilidad y el cuido de las facilidades. Mientras que la cercanía es muy relevante para miembros de la comunidad que no poseen botes o motores, como las mujeres, los mayores y los jóvenes, el cuido es fundamental para todos porque el robo y el vandalismo son los factores externos tal vez de mayor detrimento.

Las jaulas pueden ser de una variedad de diseños y materiales mientras mantengan a los camarones adentro y a los depredadores afuera, y permitan el paso del agua y la salida de desechos. Los requerimientos para jaulas pequeñas (con volúmenes de 1 a 20 m2) no son muy exigentes aunque las jaulas deben ser suficientemente fuertes y de por lo menos 1 m de profundidad (para un mínimo de 0.7 m sumergidos), cerradas en la superficie (para evitar escapes, sobre todo en volcamientos u oleaje fuerte) y preferiblemente con sombra para mantener a los camarones seguros y tranquilos. Así, han probado ser adecuadas jaulas  redondas, rectangulares o con forma de diamante, hechas con tubería de PVC (≥1.5” de diámetro externo), madera, palos o cañas de bambú, y varilla de hierro soldada (recubierta de hule de neumático para evitar el roce del metal con la malla y las cuerdas) que está probando ser el mejor material a esta escala.

El tipo y tamaño de jaula y la red que se usa dependen del estadio de desarrollo y del flujo de agua a través de la jaula. Siempre se quiere  utilizar la red que mantenga a los camarones adentro y permita el mayor paso del agua y evacuación de materia orgánica. Para los estadios post-larva se utiliza malla anti-áfidos con 40 x 40 divisiones por pulgada (parecida a la “pearl net”, que también se puede usar), pero casi cualquier tela podría funcionar pues las pequeñas jaulas de vivero (de 1 m2 o menos) deben ser colocadas dentro de las jaulas más grandes de engorde para evitar su exposición directa al ambiente. Hay un segundo estadio de pre-engorde (peso de 0.05 a 0.5 g por individuo) para el cual se puede utilizar sarán tejido (malla plástica para sombra, 70-80 % sombra), preferiblemente también manteniendo las pequeñas jaulas de pre-engorde (1 a 3 m2) dentro de las jaulas más grandes de engorde. El tercer estadio es engorde, en el cual camarones de más de 0.5 g de peso son mantenidos en jaulas más grandes ceradas totalmente (preferiblemente con red de nylon, tratadas o no) de la menor apertura existente (1/4 a 1”), como las redes (“bolincheras”) que se utilizan para capturar sardina y carnada viva. También se utilizó sarán tejido, que ha probado ser sorprendentemente fuerte.

Las jaulas deben tener anclajes sólidos y los más fáciles de construir son bloques de concreto o barriles plásticos rellenos de concreto y piedras, con una manilla de cuerda gruesa o de hierro cubierta con una manguera plástica para demorar el herrumbre (el cual procede muy lentamente si el hierro se mantiene siempre sumergido).

3.¿Cómo fue el proceso de adopción de la tecnología por parte de los pescadores?

La adopción es excelente, sobre todo porque los pescadores y sus familias tienen muy desarrollados los conceptos y tienen muchas ganas de producir camarones, hasta que se topan tres problemas que deben ser manejados.

El primer problema es cuando deben criar la post-larva. Este estadio es de mucho cuido y se dan altas mortalidades por lo que hay que trabajar más en capacitar, y es la única manera si se quiere que los nuevos maricultores se independicen y continúen produciendo comprando directamente sus post-larvas. Esto a menos que se establezca un proyecto paralelo de pre-engorde que venda animales ya de 0.1 a 0.5 gramos, o por lo menos post-larva más crecida que la que normalmente se comercia.

El segundo problema se da por el robo. Es sorprendente que aún cuidando las 24 horas/7 días a la semana se dan los robos con mucha frecuencia, y la gente abandona su producción después de dos o tres veces que pierden sus camarones cuando ya estaban crecidos.

El tercer problema llegó de improviso cuando se decretó una veda de pesca total por primera vez, por un par de meses, cuando antes solamente se vedaba la pesca con trasmallo y se podía pescar con anzuelo. Ya que se fomenta que la alimentación del camarón en jaula a pequeña escala sea con pescado “chatarra” o restos y derivados de la pesca (entrañas, cabezas, sardina para carnada que sobra), el que no hubiera pesca del todo obligó a mucha gente a abandonar sus jaulas—y se comieron los camarones o los vendieron a bajo precio antes de tiempo.

De esta forma, aunque la gente invierte sus esfuerzos y cubre los costos básicos para iniciarse en la cría de camarón en jaulas, y lo logran rápidamente, existen estos tres puntos mencionados que deben ser considerados para lograr una permanencia del sistema.

4.¿Qué beneficios económicos han obtenido los pescadores que incursionan en el cultivo de camarón en jaulas?

Se logran dos tipos de beneficio. Uno es vendiendo camarón cuando alcanza un tamaño cosechable para comerlo, es decir unos 10 g o más, y el otro es vendiéndolo para carnada viva, lo cual se puede hacer desde que alcanza unos pocos gramos. La tercera opción que se está investigando es la producción a tamaños más allá de lo normal en estanques, lo cual puede hacerse incluso con camarones producidos inicialmente en estanques hasta 10-14 gramos y luego se pasan a jaulas para un engorde “post-estanque”. Esta tercera opción la considero muy viable para producciones a mediana y gran escala, en gran medida porque viene a complementar la producción en tierra.

Como se ha indicado, a pequeña escala el análisis financiero revela que no se puede utilizar alimento concentrado porque los costos no se cubren. Esto hace necesario utilizar subproductos de la pesca—lo cual es posible no solamente porque al camarón le encanta sino también porque las jaulas permiten un mucho mayor paso del agua y así el alimento sobrante no se descompone, como sucedería en estanques. Esta altísima tasa de recambio de agua en jaulas permite también mucho mayores densidades que lo que se utiliza en estanques en tierra. En jaulas puede llegarse a hablar de cientos de camarones por metro cuadrado, dependiendo por supuesto de los tamaños a los que se les deje crecer. Por ejemplo, en estos momentos sé de una jaula de 18 m2 con unos 1000 camarones de más de 16 gramos, que tienen como compañía a 500 tilapias rojas y 3000 ostras.

Otro aspecto interesante, sobre todo para venta como carnada, es que varios pescadores “barren” camarón en estadios post-larvales de las salidas de los esteros y otros sitios, no solo ahorrándose el costo de comprar la post-larva sino también comenzando con post-larvas bastante más crecidas, lo cual reduce la mortalidad y acelera la llegada del tamaño mínimo para vender. Por supuesto, esta “toma” directa de la naturaleza eventualmente podrá afectar la población de camarones y no se pretende fomentarla.

5.En los últimos años se viene incrementando las practicas acuícolas integradas ¿Como aporta el cultivo de camarón en jaulas a este enfoque?

Es perfectamente posible tener bivalvos como ostras o mejillones dentro de las jaulas de camarones, guindando adentro de simples bolsas—porque ya no hacen falta las linternas que protejan a los bivalvos de depredadores una vez que están adentro de una jaula de camarones. Tener bivalvos así no solamente proporciona área para que el camarón camine y esté menos hacinado, sino que además provee alimento al camarón, lo cual por otro lado ayuda a la limpieza de los bivalvos. También, se puede tener peces herbívoros junto con los  camarones (como el milkfish o Chanos chanos), incluso la tilapia roja crece bien junto con camarones en jaulas en el mar. Al tener peces es importante considerar la relación de tamaños y de todas formas no  conviene poner peces muy grandes con camarones pequeños.

6.¿Han tenido problemas de enfermedades? ¿Cuál fue la tasa de crecimiento?

El único problema de enfermedades reportado hasta ahora, aunque varias veces, son lesiones en el caparazón, que se dieron en relación a disminuciones en salinidad ocasionadas por fuertes lluvias y descargas de los ríos. Se aplicó en algunas ocasiones tratamientos en base a ajo, que funcionaron bien. Sin embargo, en todos los casos que sé el problema cesó por sí solo y continuó el crecimiento normal.

Las tasas de crecimiento superan normalmente el gramo por semana, esto incluso cuando se está alimentando solamente con subproductos de la pesca. Es decir, el uso de concentrado no es indispensable, excepto tal vez en operaciones más tecnificadas a otra escala.

7.¿Qué opinión tiene con respecto al desarrollo de la acuicultura en Costa Rica? ¿Cuales son las principales fortalezas y limitantes?

En Costa Rica la acuicultura en tierra (mayormente tilapia y algo de trucha en agua dulce, camarón en agua de mar) se ha desarrollado de  una forma considerable aunque ni cercana a la de otros países. Creo que se quiere desarrollar más la acuicultura en agua dulce dado que hay una cantidad de recursos hídricos subutilizados, particularmente en regiones de poco desarrollo económico. Sin embargo, la maricultura directamente en el mar no está teniendo mucho apoyo y se va desarrollando muy lentamente. Por ahora esta se limita únicamente a unas pocas jaulas con pargo mancha, unos tres sitios en donde se  produce ostra del Pacífico a pequeña escala, y los esfuerzos que promovemos nosotros con jaulas con camarones y otros peces y bivalvos.

Considero que las principales fortalezas son la abundancia de costas y mar que tiene el país, así como los recursos hídricos en tierra, todo lo cual se presta para pensar que Costa Rica podría convertirse en un país con gran desarrollo de la acuicultura, tanto en tierra como en el mar. Sin embargo, creo que entre las principales limitantes puede contarse una indefinición de políticas y la falta de planes, lo cual conlleva a un muy pobre fomento—que puede ser en parte producto de falta de experiencia por parte de autoridades y academia. También, por supuesto, está el asunto ambiental y en el país existen muchas consideraciones al respecto.

Específicamente respecto a producir en el mar, por ahora parece que el énfasis que se da es más hacia el desarrollo turístico y a dejar los mares costeros como están y no a invertir en maricultura. Pero todo esto puede cambiar en la medida que se avanza implementando sistemas viables y sobre todo desarrollando tecnología que facilite estos avances.

Un aspecto de mucha relevancia que quiero mencionar es que esta temática se presta muy bien para que se logren avances y economías de escala al asociarse los países de la región para compartir experiencias y responsabilidades en el desarrollo de tecnología. Así no tiene cada país que estar prácticamente desarrollando cada aspecto tecnológico por sí solo. Alguien debería tomar la batuta en fomentar estos intercambios y alianzas ya a niveles operacionales.

Datos de contacto:
*Ricardo Radulovich, Ph.D.
Catedrático
Universidad de Costa Rica
correo-e Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.