Chubut, Argentina.- A través de PRODERPA, técnicos de CORFO ejecutan un proyecto de pesca artesanal pensado para modificar la actividad productiva que tenían un grupo de descendientes de antiguos pobladores de Península Valdés.

“Cuando la zona tomó un lineamiento turístico, empezaron a decaer las actividades principales de ellos como juntar leña, el desmonte, la caza de especies autóctonas o salvajes, esto se empezó a prohibir o a combatir, entonces este grupo de personas comenzó a quedar marginado ya que no tenían la idiosincrasia para dedicarse al turismo”, explicó el técnico a cargo, Ignacio Agulleiro.

En este sentido, desde PRODERPA, programa perteneciente al ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de Nación, se buscó una alternativa que es la producción de semilla de mejillón, “que está en sintonía con el lineamiento estatal de la zona que es la producción”, agregó el técnico.

Se trata de la asociación “Despertando Tradiciones” de Puerto Pirámides, compuesta por alrededor de 30 socios, de los cuales 14 se dedican a motorizar la actividad y los demás en épocas de zafras serán los que ayuden con la actividad de pesca y recolección de mariscos.

La producción se realiza a través de la instalación de estructuras de hierro en una zona submareal, estas captan la semilla y después de 4 meses, la semilla tiene un tamaño de 2 centímetros y se puede cosechar y vender.

Este proyecto se financió a fines del 2013, y permitió la construcción de las estructuras, la compra de una lancha, y también se equipó a la comunidad con un camión mercedes Benz 710 para hacer el movimiento que implica la actividad, para llevar materiales y sacar el producto.

“Ahora estamos en plena ejecución del financiamiento, la idea es instalarla en octubre y en marzo tener semilla para ser proveedor, que haya productores de semilla en zona norte y engordadores de ese producto en zona sur”, explicó Agulleiro.

En cuanto al valor agregado que tiene este tipo de producto, Agulleiro sostuvo que desde CORFO, “estimulamos la venta de los pescadores artesanales en su variante viva, por eso la que mayor valor tiene, una vez que el producto se procesa ya pasa a ser un producto comparable con el industrial y pierde esa diferenciación en todas partes del mundo el pescador artesanal vende fresco, porque hay un mercado para ese producto que valora la calidad a diferencia de cuando se procesa que pasa a ser lo mismo el mejillón argentino, chileno o chino”.

Proyecto de El Riacho

Ruth Guerrero, técnica en terreno de la subsecretaria de Agricultura Familiar en la zona de El Riacho trabaja con las organizaciones con pescadores y recolectores costeros de El Riacho y con una asociación de pescadores artesanales y maricultores de pequeña escala.

“En El Riacho se sumó Ignacio con la plantación de semilla, equipamiento para mejorar las condiciones productivas, que los habitantes puedan salir de este lugar de marginalidad, que puedan comercializar con todas las condiciones que exigen los entes reguladores del Estado para que ellos también puedan agregar a valor a los productos e ir paso a paso”, indicó Guerrero.

Actualmente se están instalando los equipamientos que adquirieron, instalando las estructuras y tanto técnicos como productores, evalúan cómo evoluciona el sistema para en un futuro mejorar el volumen de producción, “porque en esa zona hubo una reducción importante.

El proyecto de El Riacho, consta de 4 ejes, la parte productiva, que en el pasado se realizaba a pie, a través de este programa se adquirió un tractor con una base para que puedan ir ellos con la producción hasta la zona de pesca. Al mismo tiempo, los bancos de mejillón van decayendo en su producción y después aumentan se buscó una parte de cultivo para aumentar la cantidad, para repoblar esos bancos, para eso se instalaron las estructuras de cultivo

Otro eje es la comercialización, ya que los recolectores tenían que vender su producción a las plantas pesqueras, ahora contarán con un centro sanitario que les permitirá certificar su mercaderías. Además se financió la compra de un vehículo para que puedan vender su producción por toda la provincia.

“Es una producción para el consumo muy interesante, por las características del lugar es agua pura son productos de muy buena calidad, el tema es sumar a la cadena productiva para que puedan vender directamente, porque si no siempre es el intermediario el que queda con la principal ganancia”, concluyó Guerrero.