Una cumbre se realizará en Inverness el próximo mes para promover el cultivo del ostión (vieira) rey en Escocia, sector que algún día podría rivalizar con la industria salmonera del país.

El ostión rey es una de los principales mariscos capturados en Escocia. Pero el método tradicional de captura (arrastre) ha sido condenado por los grupos ecologistas debido a que dañan los fondos marinos; sin embargo, los ensayos por desarrollar un sector viable del cultivo del ostión en Escocia han fallado hasta ahora.

El 18 de febrero Seafood Scotland and Highlands e Islands Enterprise están organizando una reunión para discutir la posibilidad de desarrollar una nueva industria de la crianza del ostión en la costa oeste de Escocia.

La conferencia estará dirigida por los representantes de Scot-Hatch Ltd., la única empresa escocesa que cosecha ostiones, y socios de la empresa noruega Scalpro AS.

Scot-Hatch se ubica en Loch Ewe, al sur de Ullapool. La empresa está dirigida por Grant Campbell, un buzo profesional de captura de ostiones, y Jane Grant, quien gestionaba un negocio del cultivo de ostión en la costa oeste durante diez años, hasta que la falta de semilla silvestres la forzó a cerrar.

El dúo se reunió, hace dos años, para establecer un negocio pionero de crianza de ostiones en Escocia. El año pasado ellos enviaron ostiones, capturados en Escocia, a un hatchery noruego para desovarlas y casi 750 000 semillas de ostión retornaron a Escocia para su crianza. Este año ellos planean incrementar su producción a 2.5 millones.

Grant dijo: “Queremos poner en marcha una nueva industria que podría rivalizar al cultivo del salmón en Escocia y eventualmente podría emplear el mismo número de personas. Estamos tratando de hacer algo importante para toda la Highland y la costa oeste de Escocia”.

Ella agregó que, a diferencia de la crianza del salmón, no hubo problemas con la alimentación y los productos químicos. “No alimentamos a los ostiones, no los tratamos con nada. Ellos necesitan agua limpia. Una vez que han alcanzado el tamaño correcto los ponemos en el fondo del mar y tratamos de protegerlos de los depredadores, como estrellas de mar y cangrejos. Y van a permanecer allí durante tres o cuatro años antes de que enviamos a los buzos a recogerlas”.

“Hemos producido más ostiones que cualquier otra granja en este país. El problema es que la semilla natural del ostión silvestre ha desaparecido, por razones que no entendemos”.

La empresaria manifestó que la clave para desarrollar la industria es conseguir fondos para establecer un hatchery central en cual podría ser usado por aquellos interesados en participar en el nuevo sector de alimentos de origen acuático.

Noruega, dijo ella, ha invertido dinero en los hatcheries, pero nunca logró hacer crecer la semilla, en parte porque el agua es demasiado fría. “Pero creemos que las condiciones en Escocia son ideales”.