Nelson, Nueva Zelanda.- Un instituto de investigación estará enviando, durante este mes, 50 000 ostras especialmente criadas a las granjas de acuicultura de todo el país, en un intento de superar el virus que ha devastado la industria.

Desde el año 2011, el Cawthron Institute viene trabajando en crear una ostra resistente al virus mediante el cruzamiento de familias con las mejores tasas de supervivencia durante los años previos.

“Vamos a descubrir por primera vez en marzo/abril si las ostras que hemos criado usando nuestras mejores familias trasladan esa mejora en la supervivencia a la próxima generación” manifestó Nick King, líder del programa de mariscos en el Cawthron Institute.

Si las ostras han pasado su resistencia, el instituto tendrá “algo especial” y será seguro que el programa de crianza permitirá a la industria mantenerse por delante de las ostras, destacó King.

Cawthron Institute también abrió un nuevo laboratorio para ayudar en la investigación del virus.

“Estas instalaciones permiten a nuestro equipo de científicos concentrarse en el problema desde la perspectiva tanto de la ostra y el virus en entornos seguros, sin el riesgo de llevar el virus al ambiente de incubación. El resultado final serán ostras más resistentes, disponibles para la industria de producción en el año 2015” dijo King.

El virus OsHV-1 dio el primer golpe en el año 2010, acabando con un gran número de ostras silvestres y de cultivo. El virus causó que la productividad de las granjas de ostras caiga entre 50 y 60%, manifestó Colin Johnston, director técnico del Aquaculture New Zealand.

Soportar el objetivo de la industria de las ostras de Nueva Zelanda de alcanzar $100 millones en exportaciones para el año 2025 es el principal objetivo del Cawthron Institute.