Santa Catarina, Brasil.- Las conchas de las ostras y otros bivalvos son transformados en bloques para la construcción, en el marco del proyecto “Bloco Verde” de la empresa “Blocaus Pré-Fabricados”, contemplado por el Programa de Subvenção à Inovação em Micro e Pequenas Empresas de Santa Catarina (PAPPE).

“La utilización de los residuos de la maricultura evita que ellos sean depositados en cualquier terreno, lo cual genera serios problemas ambientales” contó Bernadete Batista, ingeniera ambiental de Blocaus y creadora del proyecto.

El material sustituye gran parte de la arena y del concreto utilizado para la producción de los bloques, volviéndolos más livianos y con mejores resultados acústicos.

Gilberto Montibeller Filho, coordinador de proyectos de la Fundação de Amparo à Pesquisa e Inovação do Estado de Santa Catarina (FAPESC), analizó las contribuciones económicas de Bloco Verde y garantiza que “el nuevo producto es más resistente y más barato para la construcción y pavimentado de las vías”.

Batista explica que los bloques pueden ser utilizados de varias formas, un ejemplo es la pavimentación de la calzada de la Avenida Beira-Mar Norte, en Florianópolis.

La materia prima es obtenida de la producción de moluscos en San José, a través de un convenio entre Blocaus y la Fundação do Meio Ambiente del Municipio. La organización de la prefectura se encarga de recolectar los restos de la maricultura y los transporta hasta la empresa, donde son almacenados y pasan por un proceso de lavado y desalinizados, antes de ser triturados.

El Bloco Verde está en el mercado desde marzo del año 2013 y fue reconocido internacionalmente. Batista afirma que la técnica para la producción de los bloques está siendo mejorada y que nuevos productos están siendo desarrollados.