Nueva Zelanda.- Las enormes pilas de conchas de mejillones cerca a Havelock podrían ser cosa del pasado, debido a que un nuevo emprendimiento viene convirtiendo las mismas en fertilizantes.

Bill Brownlee almacena millones de conchas de una granja de mejillones en Sanford en su campo. El indicó que el Marlborough District Council ha estimado que la pila de conchas tiene 13 metros de altura.

Brownlee y su esposa empezaron un nuevo negocio, trituraron las conchas hasta convertirlas en un fino polvo y los comercializaron como un fertilizante. Ellos han comercializado el producto durante los últimos seis meses.

Las conchas pueden ser trituradas hasta convertirlas en polvo para su uso en la industria aves de corral, debido a que las conchas tienen calcio.

Debido a que la demanda por el fertilizante ha crecido, la pila se esta reduciendo, manifestó Brownlee. Sin embargo, él viene negociando con el consejo para usar una cantidad mayor de conchas.

Las conchas proceden de los mejillones de concha verde y están limpias, por lo que no generan olor.