Puerto Montt, Chile.- Preocupado se encuentra  el  sector pesquero  asociado a los recursos demersales del Sur Austral, debido a la presencia de la jibia en las faenas de pesca, detectada este último fin de semana en las costas de Puerto Montt, según confirmó Juan García, presidente de la Asociación de Pescadores Artesanales Demersales y Ramos Similares Zona Sur Austral, A.G. Demersal.

 

La jibia es un molusco altamente depredador que se alimenta principalmente de recursos como la merluza común y, en esta zona, de merluza austral, merluza de cola, congrio dorado y otros recursos de alto valor y prestigio en los mercados. “El ya deteriorado estado de la biomasa de dichos recursos se verá aún más afectado,  si no se toman medidas para controlarla por su gran voracidad. La situación es aún más grave por la diferencia de valor que existe entre las merluzas y la jibia que solo llega a venderse a $80 pesos el kilo, perjudicando seriamente a los pescadores”, sostuvo Carlos Vial,  presidente de la Federación de Industrias Pesqueras del Sur Austral, FIPES.

En la zona centro sur del país, los pescadores artesanales e industriales tienen inscrito este recurso pesquero y, por lo tanto,  han generado una pesquería que permitió compensar la actividad de aquellas personas que están sufriendo la disminución de la captura de merluza común, lo que impacto positivamente tanto en el trabajo en el mar como en plantas de proceso, pues es un recurso destinado en 100 por ciento para el consumo humano, pero de muy bajo valor comercial.

Permisos multipropósito

En el caso del sur austral, específicamente en las regiones X, XI y XII, son muy pocos los pescadores y embarcaciones inscritas en la jibia y, por lo tanto, no tienen permiso para pescar este recurso, mientras que para el caso de  la pesca industrial, este calamar  no es el foco central de las capturas, y solo se extra como fauna acompañante y eventualmente para evitar su proliferación.

Al respecto, García indicó que “necesitamos podemos abrir los registros para la pesca artesanal y lograr que sean más dinámicos y se adapten a lo que está sucediendo en el mar. Por ejemplo, hace tres años apareció la reineta,  hoy  tenemos la jibia y más adelante pueden aparecer otros recursos que permitan diversificar nuestro trabajo”.

Por ello,  desde el clúster pesquero austral hicieron un llamado a las autoridades  a considerar esta situación especial que vive la pesquería y permitir la autorización de pesca de jibia en las regiones X, XI y XII para el sector artesanal y flexibilizar el modelo de administración para que los permisos artesanales puedan tener la opción de capturas multipropósito y extraer este recurso en la temporada en que aparece efectivamente en las aguas del sur.

Esta petición se ha solicitado a través de los Comité de Manejo del Merluza Austral y Congrio Dorado y,  además, se espera que se incluya a la jibia en los análisis socio-económicos que se realizan en esta instancia de trabajo sectorial. “Ello permite que se discuta adecuadamente la administración de este tipo de pesquerías por quienes la institucionalidad lo ha definido, para establecer un buen sistema de pesca  que permita controlar el impacto de la jibia y recuperar las pesquerías más alto valor que se ven afectadas en el sur de Chile”, indicaron.

Además, desde el clúster pesquero solicitaron a los parlamentarios y autoridades del Sur Austral a establecer un diálogo continuo y  permanente que  les permita coordinar medidas en beneficio de la actividad y enfocar las temáticas de los proyectos de ley sobre pesca  que se discuten  actualmente  en el Congreso en los problemas más relevantes que enfrenta el sector pesquero en la actualidad, como por ejemplo: la falta de investigación sobre los recursos demersales en las aguas interiores, el impacto de la jibia en las pesquerías regionales y fórmulas para administrarla, el control a la pesca ilegal de embarcaciones semi-industriales y el lograr desarrollar un nuevo modelo de  licencias multipropósito para la pesca artesanal que resguarde y permita la sustentabilidad de las pesquerías regionales.