Las Palmas de Gran Canaria, España.- El Grupo de Investigación en Acuicultura (GIA), de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), ha conseguido cultivar paralarvas del pulpo común Octopus vulgaris hasta los 73 días, edad en la empezaron a mostrar un comportamiento bentónico. El pulpo común presenta un gran interés para la acuicultura marina española y mundial, por su elevado precio y demanda de mercado.

Numerosos estudios científicos certifican la fiabilidad del engorde de esta especie, con tasas de crecimiento cercanas a 1 kg / mes. Sin embargo la alta mortalidad larvaria supone el principal cuello de botella, limitando su cultivo a escala industrial. Los resultados de la investigación realizada en el GIA-ULPGC, financiada por "Proyecto propios de la ULPGC", suponen un gran avance en el cultivo de esta especie, ya que por primera vez
se han conseguido paralarvas de edad avanzada sin utilizar zoeas de crustáceos ni alimento freso. En concreto, se aplicó un protocolo zootécnico especifico, utilizando como alimento artemia enriquecida suplementada con una microdieta experimental, contabilizando 10.000 paralarvas de 40 días de edad.

Estas post-larvas fueron sometidas a diferentes protocolos zootécnicos y nutricionales, obteniendo abundante información sobre perfiles bioquímicos, histológicos, de comportamiento y de zootecnia general. Finalmente se contabilizaron 23 ejemplares de 73 días de edad con comportamiento bentónico.

La línea de investigación se encuentra actualmente ante el desafío de estandarizar y optimizar estos protocolos, de gran interés para el sector de la acuicultura marina en el área del Mediterráneo, América y Asia.