Coquimbo, Chile (El Regional).- Tras varios años de complicaciones ante la dura competencia de Perú, hoy la industria del ostión tiene un respiro. Ya que los altos costos de producción en el vecino país, lo que a vez genera un producto de menor calidad, ha brindado buenas expectativas en los cultivadores de la bahía de Tongoy.

Gonzalo Alcalde, cultivador de ostiones, comentó que esto ha causado que su principal competencia haya salido de las preferencias de los consumidores europeos, especialmente los franceses, en beneficio del producto chileno.

Al respecto, dijo que “en Perú han subido los precios, han tenido mermas, con lo que ha sido más rentable la actividad para nosotros y podemos pensar en crecer. Hace años llegamos a producir 2500 toneladas, algunas empresas cerraron pero las que quedaron ahora están viendo los frutos y ojalá se mantenga”

Un escenario muy auspicioso para los cultivadores que con el tipo de cambio actual, un dólar a 600 pesos, también ha elevado las expectativas de los productores, pensando incluso en alcanzar el nivel de mano de obra vivido entre los años 2003 y 2008.

Sobre esto, Cristian Tapia, gerente de la empresa Invertec Ostimar, comentó “nuestra esperanza es aumentar y empezar a crecer. Esta industria antes entregaba 1200 empleos directos, hoy estamos en 200 y esperamos volver a alcanzar esos niveles”, comentó.

De visita en la Región de Coquimbo, el Ministro de Economía Luis Felipe Céspedes conversó con los cultivadores y también con representantes de los pescadores artesanales los que celebraron dicha tendencia y plantearon sus desafíos para el desarrollo del sector.

El Secretario de Estadio comentó que esto es una buena señal de reactivación y que como Gobierno entregarán las herramientas y el apoyo necesario para fortalecer a la industria.

“Vamos a trabajar para afrontar estos desafíos, como el aumento de la producción de semillas que permite tener una producción estable en la bahía para generar empleo y crecimiento, y también impulsaremos una mesa de trabajo permanente de desarrollo de la industria acuícola”, manifestó el Ministro Céspedes.

Mientras que el Intendente Claudio Ibáñez agregó que parte del fortalecimiento de la industria pasa por desarrollar el valor agregado, por ejemplo, ostiones pre cocidos y con nuevas ideas de envasados. Al respecto enfatizó que “tenemos que seguir en la senda de la internacionalización y seguir apoyando la competitividad. Ir generando más valor agregado a los ostiones, porque los consumidores exigen un producto más elaborado. Vamos a trabajar colaborativamente para seguir impulsando la industria en esta zona”.

Y es que el principal desafío del sector pasa por lograr un mayor poblamiento del marisco, lo que pretenden complementar con nuevos conocimientos, experiencias y tecnología para mejorar los procesos productivos, lo que, según ellos, garantizará un producto final de mejor calidad.

En esta línea, Benita Vega, Presidenta de la Federación Pesquera Acuícola de Tongoy manifestó que “a eso se está apuntando ahora, a buscar tecnología, viajes empresariales, intercambio de experiencia, porque todo se hace manualmente y pensamos en realizarlo a través de un hatchering, es decir, por medio de una captación en el sector”.

Dichas opciones forman parte de un abanico de mecanismos de asistencia que están considerados en el futuro Instituto de Desarrollo de la Pesca Artesanal, un tipo de INDAP del Mar, una nueva institucionalidad cuyo proyecto está siendo discutido en la Cámara de Diputados y que según el Diputado Matías Walker podría ser despachado en los próximos meses con más recursos y más herramientas de apoyo.

Tras el encuentro con los productores de ostiones y pescadores, el parlamentario destacó que “acá vemos una relación de colaboración donde todos los sectores se necesitan mutuamente, el desafío es mejorar la competitividad y es una tarea tanto de la industria ostionera como del sector artesanal que van a trabajar con ayuda del Gobierno Regional y CORFO”.

Con este panorama, se han elevado las expectativas de los productores de ostiones que se manifiestan contentos, pero en alerta, en un mercado que a nivel mundial es dominado por China con un 80% de la producción global, y que ante la merma peruana, los cultivadores chilenos están lentamente recuperando la confianza.