Piura, Perú.- Uniéndose a la política de preservación del medioambiente, promovida por el titular del Gobierno Regional Piura, Reynaldo Hilbck Guzmán, el Consejo Regional citará a los representantes de los maricultores, empresas procesadoras de concha de abanico, municipalidad provincial de Sechura, Fondo Social y otros, para poner un alto al funcionamiento del botadero municipal de esa zona convertido en foco infeccioso contra la salud pública y una amenaza a la principal actividad que se desarrolla en el mar frente a Sechura.

Este es uno de los acuerdos de esta mañana entre los maricultores, representados por Wilmer Chávez Heredia, Edwin Arnao Mejía; la CPC Carmen Pérez Coronel de la Subdirección Regional de Normas de la Gerencia Regional de Desarrollo Económico, funcionarios de la Dirección Regional de Producción (DIREPRO) y la Comisión de Promoción de Inversiones e Infraestructura, que preside el Ing. Hermer Alzamora Román.

“Existe una responsabilidad compartida, en este caso la DIREPRO ha dado un plazo hasta el 15 de setiembre para que las 13 empresas procesadoras de concha de abanico, presenten su Estudio de Impacto Ambiental, porque de lo contrario serán cerradas”, enfatizó el también Consejero Delegado del Consejo Regional.

En cuanto a las empresas, agregó, no cuentan con una planta de tratamiento de las valvas de la concha de abanico, lo mismo ocurre con la comuna provincial de Sechura que no ejecuta el tratamiento. También de la gestión anterior de la DIREPRO por otorgar funcionamiento a las procesadoras, sin contar con el proceso de tratamiento.

El botadero se crea solo para la valva, sin embargo, esta llega con residuos orgánicos los que aceleran la putrefacción y descomposición, originando la contaminación con malos olores y proliferación de moscas y gusanos.

Los maricultores han presentado al Fondo Social Bayóvar una alternativa de solución para que el residuo orgánico de la concha sea usado como abono orgánico y la valva como bicarbonato de calcio para la industria del cemento y pinturas. Pero, por la situación que atraviesa la Comunidad Campesina San Martín de Sechura, al no contar con presidente, no han obtenido respuesta a pesar que el Fondo Social cuenta con 100 millones de nuevos soles.

Para la próxima reunión se prevé abordar las tres fases que impidan se siga contaminando el ambiente desde el botadero: neutralización, minimizarlos (molido) y transformarlo en abono orgánico y bicarbonato, con una inversión total de 750 mil nuevos soles.

Los maricultores expresaron su preocupación por que ante el Fenómeno El Niño (FEN) causará el rebose del botadero llegando su contenido al Dren Sechura que se ubica a 300 metros para llevarlo luego al mar o también de manera directa al mar, a una distancia de mil metros. “En esta situación se origina el caos y se cerraría la maricultura afectando a más de 30 mil familias”, dijeron sus representantes.