Oban, Escocia.- Un dispositivo GPS flotante conocido como “drifters” viene siendo usado para brindar una alerta temprana a los productores de mejillón sobre potenciales brotes algales peligrosos.

Los científicos de Scottish Association for Marine Science (SAMS) están ayudando a salvaguardar los mariscos y salmones de cultivo de la industria acuícola de Escocia.

Las aguas alrededor de Shetland produce alrededor del 77% de los mejillones de Escocia, y el sector de los alimentos de origen acuático en las islas generan ingresos de alrededor de £350  millones por año. El gobierno escoses tiene como meta producir 210 000 toneladas de pescado y 13 000 toneladas de maricos para el año 2020.

Pero las poblaciones acuícolas son amenazadas por las proliferaciones de algas que pueden formarse en las aguas costeras. Las toxinas de algunas de estas microalgas son absorbidas por los mariscos, representando de esta forma un riesgo para la salud humana y otras pueden matar a los peces de cultivo.

Para proteger a la industria, científicos de SAMS, en colaboración con Marine Scotland, han desplegado 16 “drifters” flotantes en las aguas al norte de Escocia para registrar las corrientes del océano, que junto con las imágenes satelitales, ayudará a anticipar el surgimiento de una proliferación masiva.

Los datos recolectados serán usados para validar un modelo de predicción con mayor exactitud la presencia de las proliferaciones.

Esto complementará el servicio de monitoreo de las proliferaciones algales peligrosas que viene siendo financiada por Natural Environment Research Council (NERC) y Biotechnology and Biological Research Sciences Council (BBRSC)

Brindar información a los productores acuícolas sobre el surgimiento de las proliferaciones algales peligrosas, les permitirá tomar acciones de mitigación.