Coquimbo, Chile.- Gracias al apoyo del Gobierno, a través de Corfo por más de 350 millones de pesos, los productores están recuperando la calidad y el tamaño de los ejemplares que resistieron tanto las marejadas de agosto como el tsunami de septiembre del año pasado.

La bahía grande de Tongoy, que también abarca el sector de Puerto Aldea, es uno de los principales nichos de producción de ostión en Chile. De acuerdo a los cultivadores, un 30% del total de las semillas de este molusco se vieron afectadas tras los diversos embates de la naturaleza registrados el año pasado. Sin embargo, el Gobierno implementó un plan de ayuda para apoyar a los trabajadores para recuperar la biomasa restante y la productividad por medio de la entrega de implementación y asistencia técnica.

Torrejón explicó que se ha ido mejorando la calidad y tamaño del ostión. Resaltó también que luego del tsunami, el movimiento de las olas cambió las condiciones del fondo marino, permitiendo que las semillas crezcan en menor tiempo. “Esto debe ser parte de una secuencia natural. Y nos hemos dado cuenta que nuestro producto se podría cosechar en dos o tres meses antes. Las condiciones de la bahía también cambió, por lo que tenemos una muy buen expectativa para este trabajo”, acotó.

Por su parte, el Intendente de Coquimbo, Claudio Ibáñez, destacó este repunte porque es el resultado de las coordinaciones con los dirigentes y la comunidad, lo que facilitará proyectar la comercialización y aumentar la oferta gastronómica del sector. “Este fue uno de los primeros lugares visitados por la Presidenta Bachelet tras la emergencia y nos encomendó generar reactivación, y acá lo estamos viendo. Estamos generando apoyo a 70 acuicultores, los que dan empleo a más de 250 empleos locales”, indicó el jefe regional.

Tras las marejadas de agosto y el tsunami de septiembre, el Gobierno intensificó el trabajo de recuperación de la productividad en esta zona costera inyectando más de 350 millones de pesos a través de Corfo. Al respecto, el director regional de la entidad, Andrés Sánchez, Director indicó que “nosotros trabajamos en dos etapas, una fue levantar las líneas de cultivos y la segunda fue habilitar la infraestructura para que trabajen de forma normal. Ya estamos cerrando el ciclo de reemprendimiento”.