Iowa, EEUU.- Científicos de la University of Iowa (UI) están estudiando como aprovechar a los mejillones de agua dulce para aprender más sobre el ciclo del nitrógeno en el agua de los ríos. Su objetivo final es reducir los nitratos en los cuerpos de agua.

Los científicos están probando pequeñas “mochilas” electrónica desarrolladas en el UI en un grupo de mejillones mantenidos en laboratorio, con la finalidad de determinar si el equipamiento impide el movimiento o comportamiento natural de los mejillones en su medio ambiente.

Si el mecanismo prueba ser adecuado, los científicos atraparán a mejillones silvestre del río Iowa, les pegaran las “mochilas” en sus conchas, y luego serán liberados. Luego las “mochilas” enviarán sus datos a los servidores en el campus de UI.

Este estudio usará los mejillones como sensores vivientes de la calidad del agua, de esta forma los científicos pueden desarrollar soluciones para mitigar los efectos peligrosos del escurrimiento del nitrógeno, un problema significativo en las zonas de producción agrícola.

Iowa y otros Estados sin intención exportan el exceso de nitrato de sus actividades agrícolas al golfo de México, vía los ríos y riachuelos que son parte de la cuenca del río Mississippi. Los nitratos que llegan al golfo pueden generar proliferaciones algales de 6000 a 7000 millas cuadradas en donde disminuye el oxígeno en el agua y puede causar “zonas de muerte” que están devastando las pesquerías en el golfo.

Los científicos esperan que los “cibermejillones” provean datos valiosos para desarrollar estrategias que minimicen la contribución de Iowa a los problemas en el golfo de México.