Un mejor entendimiento de lo que sucede en el cuerpo de los peces cuando comen podría conducir a la producción de mejores alimentos.

Investigadores de la Universidad de Gothenburg esperan contribuir a una acuicultura más eficiente. En el largo plazo, esto podría incrementar el abastecimiento de peces de cultivo y así proveer más alimento para una población creciente.

Los estudios en peces del investigador Henrik Seth, del Departamento de Zoología, han ayudado a incrementar el conocimiento de lo que pasa en las partes del cuerpo después de la alimentación.

Se ampliamente conocido que muchos cambios toman lugar en el cuerpo después de la asimilación del alimento, incluido un incremento en el flujo de la sangre al estomago e intestinos. Esto para en los humanos y otros mamíferos, además de en los peces. Sin embargo, conocemos relativamente poco sobre las señales que disparan estos cambios y como ellos son regulados. El volumen y composición química del alimento juega un rol clave en como el cuerpo reacciona.

Composición química de la energía afecta el consumo
“No solo el flujo de la sangre se ve afectado por su composición química, sino también el consumo de energía en el estómago y los intestinos, y se cree que estos factores están relacionados entre sí” dijo Seth.

Si el consumo de energía en el estómago y los intestinos se incrementa, un aumento del flujo sanguíneo será necesario para alimentar el tejido activo con oxígeno y nutrientes.

“El aumento del flujo sanguíneo también es importante para llevarse los nutrientes absorbidos de manera que puedan ser utilizados para alimentar las diferentes partes del cuerpo, y para construir y reparar tejidos diferentes”.

Los resultados de la investigación de Seth también muestra que algunas partes del sistema nervioso de un pez está involucrado en esta regulación, y una serie de hormonas (incluyendo colecistoquinina) puede afectar la regulación en función de la composición de los alimentos.

Una mayor comprensión de este campo podría hacer posible la producción de alimentos para los peces en el futuro, que requieran de menos energía para ser descompuestos y absorbidos.

La tesis “On the Regulation of Postprandial Gastrointestinal Blood Flow in Teleost Fish” fue defendida con éxito en junio.

Puede obtener una copia del documento aquí.