Valparaíso, Chile.- Claudia Ibacache no esconde su sorpresa por ser una de los cinco científicos chilenos que la MIT Technology Review, revista del Instituto Tecnológico de Massachusetts, MIT, premió por ser los más innovadores del país, con edad bajo los 35 años.

Investigadores, inversionistas y empresarios de reconocido prestigio internacional, fueron los encargados de seleccionar a los ganadores de este certamen, que en su primera versión en Chile recibió más de cien postulaciones.

Claudia Ibacache, química farmacéutica de la Universidad de Valparaíso, de 26 años, es la más joven del selecto grupo de vencedores y la única mujer. En España, donde actualmente estudia un doctorado en la Universidad Autónoma de Madrid, recibió la noticia.

El emprendimiento también es lo suyo. Claudia Ibacache es cofundadora de la empresa Micro Marine Biotech, spin-off de la Universidad de Valparaíso y encargada de llevar al mercado la tecnología.

“Debido a la relevancia a nivel mundial y al prestigio de MIT Technology Review, este premio es una gran oportunidad de atraer capital a Micro Marine Biotech, así como para dar a conocer la tecnología”, indicó Claudia Ibacache.

Solución amigable con el medio ambiente

El desarrollo de una innovadora alternativa para reemplazar los antibióticos usados en el rubro de la acuicultura, por una solución amigable con el medio ambiente y que apuesta por mejorar la productividad en la salmonicultura y al mismo tiempo reducir el uso de antibióticos, utilizando un aditivo alimentario cuyo principio activo es un compuesto que ha sido obtenido desde bacterias marinas autóctonas de las costas de la Región de Valparaíso, la consagró como ganadora.

Tal como explicó la investigadora, el proyecto presentado a MIT Technology Review se basa en el uso de nuevas tecnologías para la profilaxis y tratamiento de patologías infecciosas, particularmente en la salmonicultura.

“Una de las principales amenazas que enfrenta la acuicultura, a nivel local y global, corresponde a las pérdidas económicas producidas por infecciones producidas por microorganismos. Nuestra solución tecnológica propone mejorar la productividad en la salmonicultura y reducir el uso de antibióticos utilizando un aditivo alimentario cuyo principio activo es un compuesto que ha sido obtenido desde bacterias marinas aisladas en las costas de Chile”, indicó.

Agregó que este aditivo, a diferencia de los antibióticos de uso habitual, no crea resistencia, no es tóxico para los peces en cultivo y no representa un daño para el ambiente, siendo estas sus principales ventajas respecto al uso de antibióticos. “En acuicultura se usa mucho la tetraciclina aún. También los del tipo quinolona, que representan un alto riesgo, porque estos dos tipos de antibióticos se usan en salud humana. Por lo tanto es importante el control de estas patologías mediante otro mecanismo”, afirmó Claudia Ibacache.

Proceso no invasivo

Añadió que por otra parte, y dadas sus características, “este principio activo puede ser incorporado adecuadamente al proceso productivo de fabricación de alimentos para peces. Dentro de los aspectos que hacen destacar esta tecnología está que se trata de compuestos de origen natural con la capacidad, mediante la inhibición de mecanismos de virulencia, de combatir y evitar uno de los principales problemas que amenazan tanto la salud humana como animal: las infecciones bacterianas resistentes a antibióticos”.

Otra de las ventajas de esta tecnología, puntualizó Ibacache, es que debido a las características de estos compuestos, es posible incluirlos en el alimento de los peces. “De esta manera, la administración de estos compuestos se hace de manera no invasiva, lo cual le confiere una ventaja comparativa respecto a otras tecnologías como lo son las vacunas. Por otra parte, debido a las características de este producto, éste se incorpora durante la elaboración del alimento, sin requerir una modificación del proceso productivo”.

La innovadora tecnología a partir de la creación de la empresa Micro Marine Biotech, se encuentra en la etapa de producción del compuesto a escala industrial, para luego ser incorporado al mercado.

Para la ganadora, las principales oportunidades que ofrece esta distinción tienen que ver con dar a conocer esta tecnología y a la vez acceder a nuevos capitales para llevar el producto al mercado. “Nuestro objetivo es abarcar el diez por ciento del mercado de alimentos de salmones a nivel nacional en una primera etapa”, afirmó.

Fuente: Universidad de Valparaíso