Fuente: CBC NewsVancouver, Canadá.- Como su nombre lo indica, el salmón del Atlántico ha sido siempre visto como un habitante del océano. Pero la industria acuícola canadiense está a punto de ser capaz de cultivar este pez de agua salada en cualquier lugar.

La instalación cerrada Namgis ubicada en la isla de Vancouver es la primera granja de salmón en Norteamérica que cultiva salmón del Atlántico a escala comercial en un sistema acuícola ubicado en tierra.

“Ya no se puede decir que los sistemas de recirculación en acuicultura... no son adecuados para el cultivo de salmón del Atlántico, porque lo estamos demostrando” dijo Jackie Hildering, enlace comunitario para el proyecto en sistema cerrado de Namgis al medio CBC News.

La industria acuícola canadiense tiene alrededor de 30 años. Esta genera más de $2.0 billones por año y emplea cerca de 15 000 personas de las comunidades costeras y rurales, dijo Ruth Salmon, directora ejecutiva de la Canadian Aquaculture Industry Alliance.

Hildering informó que el salmón del Atlántico en la piscicultura es la vaca Holstein en la industria láctea. “Se ha criado por muchos años y le va bien dentro de los sistemas de cultivo, es un pez grande y tiene un buen contenido de grasa”.

Tradicionalmente, el salmón del Atlántico es criado a partir de los huevos hasta un cierto tamaño en hatcheries en tierra. Luego ellos son transferidos a jaulas en el mar en el este u oeste de Canadá.

La mayoría de las piscigranjas están “certificados por el cumplimiento del estándares, o bien están en camino a obtener la certificación” dijo Salmon.

Todo es cuestión de control

Aun con las prácticas de cultivo certificadas, los brotes de enfermedades y parásitos son muy comunes en la acuicultura. Uno de los problemas de la industria es que las paredes de las jaulas que se hacen con redes, no son barreras entre los peces de cultivo y silvestres. Cuando la infección se establece, a menudo de tratan con antibióticos o pesticidas, y no se informa a los consumidores.

Con la creciente preocupación sobre los potenciales brotes de las enfermedades en los peces y los impactos ambientales negativos del método de cultivo en jaulas, la Namgis First Nation intenta traer el cultivo del salmón al continente donde todo lo que fluye puede ser controlado, dijo Hildering.

El proyecto Namgis tiene como objetivo el incluir un hatchery y un sistema de recolección de “estiércol”, por ejemplo. Los desechos de los peces son muy ricos en nutrientes y pueden ser usados para los cultivos agrícolas, explicó Hildering.

Salmon critica la idea, indicando que la acuicultura en tierra, “no tiene a ser viable (financieramente) o apropiado para el cultivo (comercial) del salmón como los sistemas en jaulas en el océano”.

Los costos de infraestructura, agua y electricidad se piensa que son generalmente altos para hacer que la piscicultura en tierra sea una posibilidad financieramente viable.

Pero los productores que usan jaulas necesitan pagar por antibióticos o vacunas para protegerse de las enfermedades, o aplicar pesticidas para remover los piojos de mar de las branquias de los peces, explicó Steve Summerfelt, director de investigación en sistemas acuícolas para el instituto de agua dulce del fondo de conservación y asesor técnico del proyecto Namgis. Estos riesgos para la salud y los costos del tratamiento pueden ser eliminados antes de que se inicien, si los tanques y el agua se mantienen adecuadamente.

Los beneficios pueden mayores a los costos

Summerfelt dijo que a pesar de la “etiqueta” de los costos para la puesta en marca y el mantenimiento, cuando están a escalas más grandes, son competitivos en costos en comparación con los métodos tradicionales de producción”.

El costo global de la piscicultura en tierra probablemente será mayor que el sistema de jaulas. Pero se puede ahorrar dinero en tierra debido a que se desperdicia menos alimento y “tenemos una mejor supervivencia debido a que mantenemos a las enfermedades afuera” destacó Summerfelt.

“No tenemos que vacunar a los peces, lo cual es costoso, no tenemos que usar pesticidas para tratar el piojo de mar, el cual es costoso”.

Estos ahorros llevaran a que los dos sistemas sean más similares (en términos de costos), dijo Summerfelt.

El proyecto Namgis tuvo contratiempos con los plazos de entrega de algunos equipos, dijo Hildering, “estamos aplicando la tecnología, y está funcionando”.

El primer cohorte de salmón entró en el sistema el 18 de marzo de 2013, y “el primer pez premium (3 a 5 kg cada uno) será cosechado en marzo, un año después” dijo Hildering.

El salmón del Atlántico, criado en tierra, alcanza el tamaño comercial en cerca de un año, el es “seis a nueve meses antes que el cultivo en jaulas” agregó Summerfelt, “y tenemos muy buena supervivencia”.

Las proyecciones del mercado sugieren que en última instancia pueden ser al menos 30% más alto en el precio del salmón criado en tierra sobre el salmón del Atlántico ya disponible en los supermercados. Pero una significativa proporción del pescado de la organización ya esta pre-vendido, dijo Hildering, demostrando que la gente esta pagando más por un producto sustentable, y libre de antibióticos y pesticidas.

Según Summerfelt, los sistemas de acuicultura en tierra se pueden ubicar en cualquier lugar, incluso en las praderas. Su ubicación puede ayudar a minimizar el costo del transporte del pescado al mercado.

“Estamos con los pioneros... estas son industrias jóvenes que están empezando a crecer” dijo Summerfelt, “estamos en el camino de demostrar a la gente que a gran escala, esto es comercialmente viable”.

El futuro de la piscicultura apoyará el cultivo en tierra o en jaulas, debido a que la demanda por alimentos de origen acuático de calidad esta en aumento, predice Salmon.

“Desafortunadamente estamos en una discusión de jaulas versus tierra, cuando es hecho es que necesitamos producir alimentos de origen acuático más sustentables y de forma responsable” destacó Salmon.