Brasil.- Los aeropuertos brasileños que reciben grandes volúmenes de peces para la exportación ganarán agilidad por medio de un trabajo ejecutado por el Ministerio de Pesca y Acuicultura (MPA). Felipe Weber Mendonça Santos, responsable del proyecto, explica que con el cambio, el tiempo promedio de espera de las cargas vivas en los aeropuertos cayó de 20 a cuatro horas. La mayor agilidad beneficia a los exportadores de peces ornamentales del proyecto Pet Brasil, una iniciativa de fomento a la exportación de la Agência Brasileira de Promoção de Exportações e Investimentos (Apex-Brasil) en convenio con la Associação Brasileira da Indústria de Produtos para Animais de Estimação (Abinpet).

Santos explica que fueron elegidos los aeropuertos de Manaus (AM) y Belém (PA) por contar con el mayo número de cargas vivas de las capitales, de los polos de crianza de peces ornamentales. “Debido a esta situación, no podíamos dejar de tomar acciones para disminuir el problema. Cuando se transporta peces, ellos tienen una limitante en el agua y el oxígeno. Al disminuir el tiempo de los animales dentro de los aeropuertos, cae significativamente la mortalidad reportada por los exportadores e importadores” manifestó Santos.

“Ya estamos iniciando la segunda etapa en el aeropuerto de Guarulhos en São Paulo. Extenderemos el proyecto a los cuatro estados que trabajan en trámites de esta naturaleza Rio de Janeiro, Espírito Santo, Pernambuco y Ceará”, dijo Flávio Bezerra da Silva, secretario de Planejamento e Ordenamento da Pesca.

Para que el cambio tenga efecto, diversos organismos trabajan en conjunto. Las cargas vivas tendrán un tratamiento diferenciado, ellas tendrán la prioridad sobre las cargas secas. El MAPA e Ibama firmaron un acuerdo al respecto de los horarios en que cual realizarán la fiscalización. Anteriormente la fiscalización ocurría de forma separada y ahora será hecha en conjunto.

Exportaciones de peces en Brasil

Brasil tiene 725 especies liberadas para la comercialización, de más de 4000 catalogadas en la fauna local, y figura entre los principales países con una alta variedad de especies de finalidad ornamental y de acuarofilia. Solamente en el año 2013, Brasil exportó cerca de US$ FOB 10.5 millones en peces ornamentales. Las especies de mayor valor entre los acuaristas son las endémicas de Brasil, como la raya (Potamotrygon sp), natural de la Amazonía.