Bozeman, EEUU.- Un nuevo alimento para peces desarrollado por la University of Bozeman en Idaho emplea las almedras y los pistachos. Los funcionarios dentro de la industria acuícola del noroeste del Pacífico ven un gran potencial regional para los nuevos ingredientes de las dietas hechas de pistachos, almendras y cebadas.

Las dietas para peces desarrollados en base a cebada y nuez fueron desarrollados por  el Fish Technology Center de la US Fish and Wildlife Service en sociedad con empresas privadas. La industria acuícola viene buscando alternativas rentables y sostenibles a la harina de pescado.

“Probablemente hay un rendimiento máximo sostenible que puede llegar desde el océano, y probablemente ya estamos en ese punto” dijo Randy MacMillan, vicepresidente para investigación en Clear Springs Food. “La industria acuícola internacional necesita encontrar alternativas a la harina de pescado”.

En una planta en Escalon, California, Adaptative Bioresources, se ha iniciado la producción de harina de alto contenido de proteína para piensos de peces, derivados de pistachos y almendras que no cumplen los criterios de calidad.

John Hamilton, gerente de la empresa, explica que un 3% de los pistachos y almendras no tienen la calidad suficiente para el consumo humano y son procesados en aceites para la fabricación de cosméticos.

Hamilton dijo que su empresa inició con la producción de proteína en base a nuez hace un año, proveyendo a una piscigranja de California y una compañía de Indiana para probar sus insumos en las dietas de los peces. Él espera escalar pronto la producción de las dietas.

Rick Barrows, fisiólogo en USFWS, probó los productos en base a nuez en tilapia, trucha, salmón y cola amarilla. Él encontró que las dietas para peces en la cual la proteína de nuez reemplazo a la harina de pescado, ganó igual peso que los peces alimentados con dietas que contenían harina de pescado. Barrows concluye que los peces pueden utilizar las proteínas y aminoácidos en la harina de nuez tan eficientemente como con la harina de pescado.

Barrows, quien predice una tendencia hacia el uso de ingredientes regionales en la dietas acuícolas, también ayudó a Montana Microbial a desarrollar un dieta con alto contenido de proteína en base a cebada. En junio, la empresa inició la producción de su dieta basado en cebada. Clear Springs tiene la intención de formular raciones con el producto y llevar a cabo una prueba a escala de granja durante aproximadamente un año. Si la prueba tiene éxito, Montana Microbial planea abrir una planta de producción de dietas que también podría producir etanol en base a cebada, ya sea en Montana o Idaho.

“Pienso que hay potencial para mayores cantidades de cebada que de harina de nuez” destacó Barrows.

Otro beneficio de usar cebada es que, según sugiere la investigación, los peces que consumen cebada excretan menos fósforo, dijo MacMillan.