Sao Paulo, Brasil.- Buscando estudiar la digestibilidad de la raciones tradicionales en el cuerpo de los peces, específicamente la proteína y el fósforo, Fanny Ayumi Yasumaru, doctoranda del Instituto Oceanográfico da Universidade de São Paulo (IOUSP), utilizó un método in vitro con enzimas digestivas especie-específicas.

El experimento de Ayumi fue preciso, y posee la capacidad para ser aplicado en la industria; no obstante, la demora y dificultad para encontrar las enzimas necesarias para las pruebas, el método requiere de algunos ajustes. Además de esto, algunas mejoras, como pruebas en más fuentes prácticas y rutinas de análisis, y la determinación de la posible relación con la digestibilidad aparente de la proteína o la disponibilidad de aminoácidos, también podrán ser incrementadas para la posterior utilización del método.

Para que los cultivos acuícolas de peces sean exitosos es necesario que las raciones garanticen el crecimiento y el buen funcionamiento de las acciones metabólicas de los organismos.

La experiencia

El análisis de la digestión de las raciones en los peces es necesaria para tener una idea de cuanto el organismo absorbe en nutrientes, y cuanto los excretas a través de sus heces. Esas observaciones son importantes, debido a que, en caso la digestión de los peces no sea eficiente, sus heces, ricas en compuestos nitrogenados y fósforo, contaminan el medio en que vienen siendo cultivados.

El método in vitro consiste en la incubación del ingrediente analizado, en este caso la ración, en una solución acuosa compuesta de enzimas digestivas retiradas del estomago e intestino de los peces en sus respectivos pHs. En el caso del estomago, el pH es ácidos, igual a 2, y del intestino, básico, igual a 8.

En su estudio, Fanny utilizó como modelos experimentales las especies trucha arco iris (Oncorhynchus mykiss), cobia (Rachycentron canadum) tilapia del Nilo (Oreochromis niloticus).

“Fueron probadas incubaciones simples (sustrato con extracto de estomago o intestino) o dobles (sustrato con extracto de estomago seguido de la digestión con extracto de intestino). El método in vitro probado se hizo con un pH estático” comentó Fanny.

Otro método que fue analizado durante la investigación fue in vivo, cuyas pruebas fueron realizadas con peces vivos. El método in vitro sería complementario al in vivo, y puede ser una herramienta para estimar los resultados de este. “El método in vitro utiliza extractos enzimáticos extraídos de los estómagos e intestinos de los organismos y puede ser utilizado con mayor facilidad a escala industrial por las fabricas productoras de raciones” afirmó la científica.