Dinamarca.- Un nuevo estudio de la Technical University of Denmark (DTU) sugiere que la adición de ácidos grasos insaturados a las dietas de los luciopercas de cultivo los vuelve más resistentes y son más capaces de lidiar con el estrés.

De la misma forma como la personas, los peces pueden encontrar que los ruidos fuertes y los movimientos inesperados son estresantes, y esto puede afectar negativamente su salud. De hecho la densidad en las instalaciones de cultivo intensivos puede generar estrés y desacelerar el crecimiento. Nuevos estudios realizados por un equipo de científicos de DTU ahora indican que se puede alcanzar un efecto positivo y durable en el comportamiento del lucioperca en situaciones de estrés mediante la adición de ácidos grasos omega-3 no saturados (DHA) a su dieta normal de plancton mientras que ellos todavía están en su etapa larval.

“El estrés es uno de los principales obstáculos en la producción de lucioperca. Pero el hecho de que las larvas y alevines alimentados con un dieta que contenía DHA reacciones y naden más rápido que los alimentados con una dieta que no contenía DHA, parece indicar que la administración de la nutrición adecuada en la etapa larval puede hacer de los lucioperca más robustos” explica Ivar Lund, administrador del proyecto e investigador principal de DTU Aqua.

Impacto positivo del DHA

La dieta con DHA hace que la lucioperca se adapte mejor a las condiciones de la piscigranja. Existe un amplio consenso de que el DHA tiene un impacto positivo en el desarrollo de los nervios en personas y animales, y un estudio previo demostró que las larvas de lucioperca alimentados con un bajo contenido de DHA por un limitado período de tiempo simplemente desarrollan un cerebro más pequeño.

Es poco común realizar estudios del efecto de la nutrición en el desarrollo cerebral y el comportamiento de los peces, pero los resultados del estudio de DTU Aqua son respaldados por estudios en ratones y ratones, en donde se han revelado efectos positivos del DH sobre el aprendizaje y las reacciones sensoriales.

“No conocemos con precisión que partes del cerebro del lucioperca se beneficia del  DHA, así que necesitamos realizar estudios adicionales que incluyan un gran número de peces y nos den mayor claridad sobre los efectos neuronales en el cerebro si vamos a probar la correlación entre la nutrición y el comportamiento” explica Ivar Lund.

El lucioperca fue elegido para el estudio debido a que es extremadamente sensible al estrés comparado con otras especies de peces criados en las instalaciones acuícolas.

El cultivo de lucioperca encabeza la lista en Dinamarca

El lucioperca es un pez comestible exclusivo y se considera en las listas de nuevas especies de la UE con potencial para expandir la producción acuícola en la UE.

Actualmente hay sólo unas pocas instalaciones trabajando en el cultivo intensivo de luciperca en la UE.