Mazatlán, México.- Las capturas del atún tropical en el Pacífico Oriental, actualmente se encuentran estables y a su máximo esfuerzo, con una pesca sustentable, amigable con los delfines, en las que se aplican mecanismos de pesca con redes que tienen una amplia extensión que le permiten al delfín nadar libremente y que puedan ser liberados por los pescadores, destacó el Director de la Comisión Interamericana del Atún Tropical (CIAT), Guillermo Compeán Jiménez.

Durante la clausura del XVII Foro Nacional sobre el Atún celebrada en esta ciudad, el Director de la CIAT agregó que la estabilidad de las pesquerías obedece a las medidas que se aplican y los estudios generados para darle seguimiento a su desarrollo sustentable.

Compeán Jiménez añadió además que el área de capturas del atún tropical de las especies “barrilete”, “patudo” y “aleta amarilla”, en el Norte del Pacífico Oriental, hasta el frente del Perú y zonas costeras de México y Sud- América, llegó a su máxima expansión ya que de acuerdo a estudios científicos, no hay otras áreas en las que se realicen capturas que dejen resultados positivos.

El Director de la CIAT ofreció una conferencia magistral sobre el estado del atún en el Océano Pacífico Oriental, región en la que dijo que en los últimos 12 años, las capturas tuvieron un promedio de 565 mil toneladas, aumentando a 585 mil este 2013 y que esperan lograr cantidad similar este 2014.

Así mismo estableció que México es uno de los países más importantes en la pesca y mercado de atún, además que juega un papel muy importante al convertirse en un ejemplo de país que desarrolla su propia pesquería; “no estamos en la misma situación de otras naciones que exportan sus capturas, en nuestro caso no estamos en esa situación de la dependencia total de exportaciones”, acotó.

Con relación al embargo atunero, mencionó que más que nada es un asunto de comercio y que es injusto porque la base científica en la que sostienen que se depreda el delfín, no es sólida; “los delfines están en sana población y su pesca es sustentable”, afirmó.

Reiteró que aún y cuando la pesca en el área del Pacífico Oriente es estable, siempre hay que cuidar el producto. En otras partes del mundo hay complicaciones y si no logran las medidas de cuidado que se requieren, estarán en situación grave.

Por su parte, el investigador Luis Alfonso Calvillo, al referirse a la controversia del atún-delfín con México “tenemos fe en que la Organización Mundial del Comercio- OMC- se ampare en principios para evitar el unilateralismo y busque la veracidad de lo que sustentan las etiquetas y que se garantice al consumidor que su atún está libre de mortalidad de delfines, cuando lo consume”.

En este sentido observó que “buscamos que se conozca la libertad que cada país tiene para elaborar sus propias políticas ambientales siempre y cuando sean responsables; la de México no tiene duda alguna porque está reconocida, es parte de un acuerdo internacional y debería ser reconocida igualmente en el mercado de Estados Unidos”.

La clausura del XVII Foro Nacional sobre el Atún estuvo a cargo de la Directora de Asuntos internacionales de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (CONAPESCA), Isabel Reyes Robles, en representación del titular de la dependencia, Mario Aguilar Sánchez.

Es bajo el Impacto de la flota pesquera mexicana sobre el atún

Por su parte, Michel Dreyfus, del Instituto Nacional de Pesca (INAPESCA-FIDEMAR), durante su ponencia en el XVII Foro señaló que el impacto que la flota mexicana tiene sobre el atún aleta azul es menor, comparado al que provocan las flotas de Corea y Japón.

El atún aleta azul es un recurso que se explota en el Pacífico Central y nuestra zona de pesca, compartido con los países en referencia y Estados Unidos, siendo México el principal en esas labores, añadió durante su conferencia sobre “Propuesta de conservación para el atún aleta azul en el Pacífico Norte”.

Dijo que en la Comisión Interamericana del atún tropical, en años anteriores tomaron acuerdos para establecer cuotas y mantenerlas, “pero la situación que se presenta es mala dada la sobreexplotación, por lo que se decidió una reducción sustancial de capturas; vamos a tener una cuota bianual para la pesca comercial de 6 mil 600 toneladas para los siguientes dos años, lo que representa una reducción, hablando en porcentajes, del 45 por ciento con relación a lo que se pescaba en el pasado reciente”, refirió Dreyfus.

“Esto se hace como un ejemplo para tratar de motivar a las pesquerías de otros lugares y que hagan algo equivalente”, estableció. Al mismo tiempo advirtió que “desafortunadamente la manera como manejan la captura del atún aleta azul en el otro lado del Océano, ha sido inadecuado; no ha sido sustancial y se han cometido errores. Esperamos que con este ejemplo que damos, reduzcan en esa magnitud ya que desafortunadamente sus decisiones de capturas van encaminadas a una reducción en menor proporción de lo que se pretende para el año siguiente”, estableció el funcionario.