Ayacucho, Perú (Diario Correo).- Los comuneros del centro poblado de Hatumpampa en Vinchos tienen un gran reto: poner en marcha la estación pesquera de truchas que desactivó el Gobierno Regional de Ayacucho (GRA) en el 2013 y lograr abastecer al mercado regional y competir con empresas que provienen de Huancavelica.

Para ello, los responsables de la administración de la piscigranja en Hatumpampa trabajan, por ahora, con escasos recursos y hacer de la empresa un negocio rentable que beneficie a la comunidad y aportar en la nutrición de la población, donde se brinde el alimento de la trucha a precios bajos.

“Nuestra meta es producir en un año más de 80 toneladas de truchas y para lograr este objetivo hemos adquirido 100 mil ovas embrionadas desde los Estados Unidos que garantizará el crecimiento de la producción de la empresa. Por lo pronto, empezamos a abastecer a los restaurantes aledaños a la estación”, informó el administrador de la piscigranja, Alfonso Carrillo.

PRODUCCIÓN. La infraestructura que fue entregada por el GRA al municipio de Vinchos, está intacta y tiene la capacidad de producir en un año más de 100 toneladas, lo cual los comuneros esperan lograr para aportar en la economía de su comunidad y disminuir la extrema pobreza que los aqueja.

“Actualmente sólo son tres trabajadores los que se encargan de este centro de producción, por lo que urge el apoyo del municipio de Vinchos. Ya conversamos con el alcalde electo, Teófilo Cuba, y esperemos que preste interés en este tema”, agregó Carrillo.