Oslo, Noruega.- El salmón noruego de cultivo, repetidamente criticada por sus supuestos efectos sobre la salud, puede ser consumida por la mujeres embarazadas, concluye un nuevo informe.

“Los beneficios de comer pescado superan de lejos los riesgos insignificantes de contaminantes y otras sustancias” dijo Janneche Utne Skaare, del Scientific Committee for Food Safety (VKM) de Noruega.

“Debido al nivel actual de las más peligrosas toxinas como PCBs y dioxinas, y el mercurio, aun las personas que coman bastante pescado no podrían absorberlos en cantidades peligrosas” manifestó Skaare.

Noruega es el mayor productor de salmón de cultivo. Las autoridades noruegas previamente habían recomendado a las mujeres jóvenes y embarazadas a limitar su consumo de pescado grasos a dos comidas por semana, para evitar la exposición de sus hijos los riesgos.

Levantan advertencia

Pero la advertencia sobre el consumo de salmón, trucha, caballa y arenque ahora ha sido levantada. De hecho, el nuevo informe “resalta la importancia de que este grupo consuma pescado, debido a que se ha probado que las madres que consumen pescado tiene un efecto positivo en el desarrollo del sistema nervioso de sus bebes” dijo el je de salud pública Knut-Inge Klepp.

Según el nuevo informe, el salmón de cultivo contiene 70% menos de dioxinas y PCBs que cuando las autoridades noruegas realizaron las pruebas en el 2006, y los niveles de mercurio han sido reducidos debido a los cambios en lo que los peces ahora están comiendo.