Mazatlán, México.- La Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (CONAPESCA) informó que este lunes 19 de enero inició la temporada de captura 2015 de las diferentes especies de atún en el Océano Pacífico, la cual concluirá el 18 de noviembre de este año.

Las vedas que aplica el Gobierno Federal en las aguas mexicanas tienen el propósito de proteger los períodos reproductivos de las poblaciones de las diferentes especies de túnidos y mantener sustentables las pesquerías que generan fuentes de empleo en beneficio de los productores de la región.

El Acuerdo de veda, publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), especifica que las especies de interés comercial a proteger son las de atún aleta amarilla (Thunnus albacares), patudo u ojo grande (Thunnus obesus), aleta azul (Thunnus orientalis) y barrilete (Katsuwonus pelamis).

La pesquería de atún es una de las principales actividades productivas de México, por su aportación al sector alimentario nacional y los empleos y divisas que genera, además del gran aporte nutrimental que tiene por su alto contenido de proteína y Omega 3, benéficos para la salud de los consumidores.

Durante 2013, la pesquería de los túnidos representó en nuestro país una producción, cifras preliminares, de 149 mil 475 toneladas, 20 por ciento superior a la de 2012, de las cuales corresponden 79 mil a Sinaloa, seguido de Colima, con 33 mil y Chiapas con 21 mil toneladas, que ocupan el primero, segundo y tercer lugar, respectivamente.

Otros estados donde se tiene producción registrada de túnidos son: Baja California, Baja California Sur, Veracruz, Oaxaca, Tabasco y Jalisco.

El valor total de la producción en 2013, con cifras preliminares, es de mil 776 millones de pesos, cifra 36 por ciento superior a lo registrado en 2012.

Del total de 149 mil toneladas de producción anual de túnidos en México, corresponden 144 mil a capturas y 5 mil 411 a maricultura de esta especie. La producción acuícola de túnidos superó en 197 por ciento a la de 2012.