España.- El XIII Premio JACUMAR de Investigación en Acuicultura, que concede el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, ha sido otorgado al trabajo "Protocolos de captura, acondicionamiento y cultivo de la merluza europea (Merluccius merluccius)" presentado por investigadores del Centro Oceanográfico de Vigo del Instituto Español de Oceanografía (IEO) y que resume las actividades llevadas a cabo por este equipo en los últimos años.

El estudio premiado constituye una recopilación de las actividades de investigación realizadas en el Centro Oceanográfico de Vigo del Instituto Español de Oceanografía (IEO) sobre el cultivo de la merluza europea Merluccius merluccius (Linnaeus, 1758). Estas actividades constituyen un aporte fundamental para el desarrollo del cultivo de esta especie de máximo interés comercial en España.

El trabajo establece, en una primera fase, las condiciones idóneas para la captura, el acondicionamiento y la alimentación del stock de reproductores de merluza europea, lo que ha permitido conseguir en las instalaciones del IEO de Vigo, por primera vez en España, la reproducción espontánea de la especie. Además, durante los dos últimos años, se ha establecido un protocolo alimenticio para llevar a cabo el cultivo larvario de la especie durante los dos primeros meses de vida y se han identificado los procesos fisiológicos que determinan la calidad de las larvas producidas. Otras aportaciones novedosas del trabajo han sido definir la importancia del canibalismo en la supervivencia a partir del segundo mes de vida y la utilización de los misidáceos (pequeños crustáceos similares a los camarones) como dieta intermedia entre la artemia (otro crustáceo todavía más pequeño) y el pienso seco.

La merluza europea es una especie muy apreciada en España y en los países de su entorno y presenta además un gran mercado potencial. España es la primera productora pesquera de esta especie en la Unión Europea y supone una cuarta parte del consumo total de pescado fresco en España.

Los stocks de merluza europea en el área atlántica han sufrido un descenso continuado causado por la sobrepesca que les ha llevado a mínimos históricos a finales de los 90 y principios de la década de los 2000. Sin embargo, en los últimos 10 años estos stocks han comenzado a recuperarse y actualmente se encuentran en una situación saludable.

Esta recuperación de la merluza europea ha sido gracias a la aplicación de unas estrictos límites a estas pesquerías, lo que ha hecho que en estos años haya aumentado la importación de otras especies de merluza, principalmente de África y Sudamérica, para cubrir la demanda en el mercado europeo.

"Dicha situación hace a los países europeos, y en especial a España, cada vez más dependientes de otras naciones, hecho que debería ser contrarrestado de alguna forma", explica José Iglesias, primer autor del trabajo premiado. "Una manera de afrontar esta situación podría ser a través del desarrollo de la acuicultura de la especie en Europa, por lo que un análisis exhaustivo de la viabilidad del cultivo de esta especie se hace imprescindible y este trabajo constituye una primera aportación en este sentido", sentencia Iglesias.