Lima, Perú (El Comercio).- El mar peruano entrará aproximadamente en el 2025 a una fase cálida que hará decrecer los volúmenes de anchoveta para dar paso a la sardina, según un informe de Marco Espino, asesor del despacho ministerial del Produce. Sin embargo, estimó que en cinco años más se sentirán los primeros efectos de ese cambio de régimen de frío a cálido, que ocurre cada 20 o 30 años.

Por ello, la anchoveta y la pota ya no estarán más en los abundantes volúmenes que el sector industrial pesquero está acostumbrado, refirió Espino en una reciente presentación en la Sociedad Nacional de Pesquería (SNP). Además de la sardina –hoy desaparecida–, habrá una gran incidencia de jurel, caballa y merluza, especies que se relacionan a condiciones climáticas cálidas.

IMPACTO EN LA INDUSTRIA
¿Esto qué significa para el sector industrial pesquero? Al respecto, Alfredo Vicuña, investigador de la Universidad Científica del Sur, explicó que esto tendrá un impacto directo en la producción de harina y aceite de pescado, que representan valores promedio de US$2.000 millones anuales.

“Lo que viene en mediano y largo plazo es una reconversión tecnológica de la industria de harina hoy en base a la anchoveta. Se podría reemplazar en parte con la sardina y también habría que explorar la vinciguerria”, refiere. Resalta que no habrá un reemplazo ideal, pues la sardina no aparecerá en grandes volúmenes y la vinciguerria no tiene los mismos valores nutricionales.

En esta línea, Espino enfatizó que se debe fortalecer la planificación de nuestra pesquería para obtener los máximos beneficios de estos grandes ciclos.