Chile.- Entre el 10 y 11 de marzo se realizaron en Puerto Montt las reuniones del comité de manejo pesquero de merluza austral y congrio dorado sur y norte, con una mirada hacia el combate de la pesca ilegal y la elaboración de planes de manejo para ambos recursos.

En dichos encuentros participaron representantes de la pesca artesanal de las Regiones X, XI y XII, trabajadores  de plantas de procesos y representantes de las empresas Friosur y PescaChile asociadas a la Federación de Industrias Pesqueras del Sur Austral, FIPES, junto a funcionarios de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura, Subpesca, el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura, Sernapesca y el Instituto de Fomento Pesquero, IFOP.

En el encuentro se abordaron  las principales problemáticas de la  pesquería de la merluza austral  y congrio dorado y se definieron los elementos de preparación para contar este año con un plan de manejo que incorpore objetivos, metas, estrategias y plazos para la recuperación de las pesquerías de las regiones del sur de Chile.
En la segunda jornada, el  subdirector de Pesquerías de Sernapesca, Jorge Toro, abordó el Programa de Fiscalización 2015,  explicando que se está realizando una fiscalización preventiva y participativa, con campañas de difusión que requieren el compromiso de los centros de consumo y distribución.

Además, Toro señaló que se activarán los comités de fiscalización internacional, nacional y regional, con el objeto de dar a conocer la estrategia de fiscalización y contar con el compromiso de los actores.

Con respecto a la gestión normativa, Toro explicó que para combatir la pesca ilegal se está trabajando en sanciones que permitan una efectiva disuasión al incumplimiento, el lograr tipificar la pesca ilegal como delito, la incautación de la pesca ilegal y de los medios que se utilizan y la clausura de los centros de distribución y consumo.

Al respecto, Rigoberto Uribe, representante de la pesca artesanal de Puerto Aguirre, Región de Aysén,  sostuvo que todo lo que sucede en torno a la pesca ilegal  va en perjuicio de los pescadores, pues  significa  un menor precio  de comercialización y afecta a la disponibilidad de los recursos pesqueros. "Estamos pasando por un momento muy complicado porque se bajó la cuota a la mitad arbitrariamente a los pescadores artesanales e industriales. La pesca ilegal perjudica económicamente a los que cumplimos con todas las normas de desembarques. En Aysén, que es la despensa del país en temas pesqueros, uno ve desfilar las embarcaciones de todas las regiones del país, sin atajo a los ilegales".

En este sentido, Valeria Carvajal, gerente general de FIPES, sostuvo que desde la industria se está trabajando en programas orientados a la sustentabilidad de los recursos que se extraen desde Puerto Montt al sur y  pero lamentablemente, "todos los esfuerzos que haga el sector son nulos si no se controla la pesca ilegal que llega por diversos canales de distribución a los consumidores".

La próxima reunión de los comités de manejo de merluza austral y congrio dorado  se realizará en el mes de abril en Puerto Montt.