Stirling, Escocia.- Los expertos en acuicultura de la University of Stirling están liderando una investigación para mejorar la producción en la industria salmonera escocesa.

El salmón del Atlántico es el principal producto de exportación del Reino Unido, con un valor a nivel minorista de más de £1 mil millones. El gobierno Escoces ha establecido como meta el incremento de la producción para el salmón, así como incrementar las exportaciones a mercados tradicionales como EEUU y Francia, y mercados emergentes como China y los Estados del Golfo.

Científicos del Institute of Aquaculture de la Stirling University han ayudado a desarrollar el potencial de los ramoneadores, un pez limpiador que apoya la producción eficiente del salmón. Los científicos están empleando a los ramoneadores como parte de una estrategia sustentable de la gestión integrada de plagas.

El éxito de esta estrategia ha llevado que el Scottish Aquaculture Innovation Centre (SAIC) invierta en un nuevo proyecto en donde se reúne al equipo de investigación con el sector comercial para mejorar el uso de los ramoneadores.

“Al igual que un pájaro que limpia a un hipopotámo de las garrapatas, el ramoneador del salmón remueve los piojos de mar” explicó Hervé Migaud, profesor en fisiología de los peces y director de investigación en el Institute of Aquaculture.

“Se ha demostrado que la cohabitación del salmón con los peces limpiadores, especialmente ramoneadores, reduce significativamente los piojos de mar en el salmón, un tema que ha obstaculizado el crecimiento en la industria”.

El proyecto se está implementando en Machrihanish, en la costa oeste de Escocia y ha reunido a los científicos con socios en el sector comercial, con el potencial de crear nuevos empleos en la producción de salmón y ramoneadores.

Trabajando en colaboración, el proyecto tiene como objetivo el solucionar el “cuello de botella” que limita la productividad y mejorar la calidad y eficacia de la desinfección en los peces de cultivo. También avanzará en tecnologías de hatchery y optimizará el bienestar de los ramoneadores.

El conocimiento ganado del proyecto conducirá a que los piscicultores reciban una guía sobre la reproducción y crianza de los peces ramoneadores.

Migaud agregó: “El uso previo de los ramoneadores en las piscigranjas ha dependido principalmente de la colección de ramoneadores silvestres, una solución que no es sustentable en el largo plazo. Sin embargo, el cultivo de ramoneadores aun esta en la infancia en el Reino Unido y los desafíos de producción han limitado la implementación del cultivo de los ramoneadores”.

“El apoyo y financiamiento del SAIC nos permitirá extender este proyecto desde la prueba de concepto al ambiente comercial. El impacto de la investigación será considerable en términos científicos y económicos”.

Las subvenciones de SAIC se combinan con las contribuciones de un consorcio de la Universidad, Marine Harvest, Scottish Sea Farm y BioMar.