Ecuador.- Cincuenta y seis familias de los cantones Paltas y Calvas, en la provincia de Loja, recibieron 20 mil alevines de tilapia roja. La entrega la realizó el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MAGAP), a través de la Subsecretaria de Acuacultura y Pesca, así como de la Dirección Provincial de Loja.

Los alevines están distribuidos de la siguiente manera: 10 mil para la Junta General de Usuarios del Sistema de Riego Chiriyacu Lucero, del cantón Calvas, donde son beneficiarias 17 familias, y 10 mil para 39 familias de la Comuna de Santa Lucia de la parroquia Orianga, cantón Paltas.

Los alevines entregados fueron trasladados desde la Estación Piscícola Cachari, ubicada en la Universidad Técnica de Babahoyo.

Luego de recibir la dotación, los productores constataron el buen estado de los alevines, con los cuales esperan incrementar la producción de tilapia en Loja.

De esta manera se trata de establecer una seguridad familiar e impulsar a nuevos sistemas de producción en la región sur del país, formando parte del cambio de la matriz productiva impulsada por el Estado.

Previo a la dotación se realizaron capacitaciones de producción piscícola para establecer protocolos de producción; se realizaron talleres teórico práctico con los productores y el apoyo de los técnicos del MAGAP, para establecer en campo normas de producción que se deben seguir.

Segundo Pardo Castillo, productor beneficiado, destacó que cultivaban tilapia de forma artesanal, pero su afán es obtener un producto sano y de mejor calidad.

Pardo, junto a 17 socios de la Junta de Regantes Chiriyacu-Lucero, asistieron a las capacitaciones que los técnicos del MAGAP les ofrecieron. “Este trabajo no es tan difícil; no demanda de esfuerzo”, dijo.

El MAGAP, por medio de los técnicos encargados, continuará con la capacitación a los pobladores de los diferentes sectores beneficiados, para proporcionarles el seguimiento y la asesoría técnica necesaria para el desarrollo piscícola de la provincia.

Para acceder a este beneficio, las asociaciones deben tener el respectivo Acuerdo Ministerial de personería jurídica, y comprometerse a mantener un registro de los alevines dotados; reinvertir parte de las ganancias obtenidas del cultivo de peces en posteriores ciclos de producción; y facilitar un espacio físico, para realizar una capacitación en el manejo de peces.