Noruega.- Un nuevo método mantiene la frescura del salmón por un mes, sin el uso de químicos. La tecnología se llama “superenfriamiento” (superchilling), y se encuentra en un punto intermedio entre el congelamiento y el enfriamiento. Ahora este método es útil para los productores de alimentos orgánicos.

 

Este método de conservación de alimentos fue desarrollado con la finalidad de mantener la calidad de los alimentos frescos por un largo período de tiempo, reduciendo de esta forma la cantidad de alimento que termina en el basurero en vez que en nuestros estómagos.

Ahora va a ser probado en el salmón y la carne ecológica, y se espera que haga la diferencia en los hábitos de compra de los consumidores de alimentos ecológicos.

La idea es que las personas que compran alimentos ecológicos están más preocupadas por el ambiente y por lo tanto son más conscientes de las emisiones y la utilización de los recursos que aquellos que compran alimentos “normales”, dijo el administrador del proyecto Michael Bantle de SINTEF.

De hecho, la tecnología no es ampliamente utilizada por los productores de alimentos convencionales, debido a que las cadenas de supermercados tienden a priorizar los métodos de enfriamiento más baratos y más simples.

Uniendo esfuerzos para las empresas pequeñas

SINTEF va a probar el método en alimentos ecológicos, entre otros productos, como parte del proyecto de la Unión Europea SUS-Organic, que tiene como objetivo el ayudar a que las pequeñas produzcan alimentos orgánicos.

“Estas pequeñas empresas no tienen recursos para desarrollar y demostrar el potencial del superenfriamiento, por lo que los alimentos superenfriados deben empezar a ser aceptados por los consumidores. Esto hace que sea un proyecto idealista” dijo el científico de SINTEF.