Bogotá, Colombia (Agencia de Noticias UN).- Un experimento de la U.N. demostró que la exposición de peces a diferentes concentraciones de glifosato durante 96 horas afecta el sistema antioxidante, el cual evita que los lípidos de las membranas celulares se dañen.

 

Entre las especies analizadas hubo peces de consumo y ornamentales, como tilapia roja, cachama blanca, yamú, bocachico y pez cuchillo o fantasma.

El profesor Jaime Fernando González, de la Facultad de Medicina Veterinaria y de Zootecnia de la U.N., explicó hoy durante su conferencia “Contaminación de las aguas con glifosato y sus efectos en peces”, que la investigación se realizó con peces como modelos bioexperimentales, en los cuales se pudieron encontrar diferentes tipos de respuesta.

En el Laboratorio de Toxicología Acuática de la U.N. Sede Bogotá, los ejemplares fueron expuestos a diferentes concentraciones de glifosato con las que se determinaron diferentes grados de susceptibilidad.

La tilapia y el pez cuchillo mostraron una relativa resistencia, sin embargo el yamú, el bocahico y la cachama blanca presentaron una alta sensibilidad.

Los sistemas nervioso, respiratorio y de antioxidación (muy importante para contrarrestar las amenazas que acechan a las células) fueron los más afectados por efecto del glifosato.

“Lo que notamos es que el sistema antioxidante, que evita que los lípidos de las membranas celulares se dañen, fue afectado cuando los individuos estuvieron expuestos al químico”, agregó el profesor González.

El experimento se realizó con un rango amplio de concentración, entre 1 y 90 partes por millón, con el fin de observar los grados de respuesta.

Sin embargo, en el rango normal (de 1 a 10 partes por millón), que se puede encontrar en un entorno ambiental, también se presentaron efectos negativos en las tres especies más sensibles, las cuales fueron expuestas al químico durante 96 horas, tiempo que se considera agudo en toxicología acuática. Asimismo se experimentó con dos semanas de exposición y en todos los periodos se encontraron los efectos.

“En un contexto real, por aplicación constante del herbicida, las poblaciones de peces podrían estar expuestas todos los días, así sea a bajas concentraciones”, aseguró el profesor González.

El glifosato es un herbicida no selectivo, esto quiere decir que ataca todo lo que sea tejido vegetal. Su principio activo es N-fosfonometil glicina, un compuesto molecular no complejo. Ha sido prohibido para erradicar cultivos ilícitos a partir del mes de octubre, sin embargo aún es incierto qué pasará con su uso normal en la agricultura.