Ecuador.- Ochenta y siete mil alevines de trucha y 42 mil alevines de tilapia entrega el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MAGAP), a través de la Dirección Provincial de Azuay, a productores de diversos cantones para fomentar la explotación piscícola.

La primera donación de 10 mil alevines de trucha se entregaron el pasado jueves 30 de julio, a beneficiarios de Dugdug y Tomebamba, del cantón Paute. En agosto cederán los demás alevines de trucha y tilapia en los sectores de Nabón, Chaucha, Molleturo, Girón, Santa Isabel y Paute. Para los cantones de la cuenca del río Paute están asignados un total de 37 mil alevines.

Emma Mora Andrade, directora Provincial del MAGAP, destacó que el objetivo de esta dotación de alevines -tanto de trucha como tilapia- es diversificar la actividad y que el productor consiga un ingreso adicional.

Con una inversión de 5.250 dólares, la Dirección Provincial del MAGAP, adquirió trucha arcoíris a la Subsecretaría de Acuacultura, que mantiene en la Estación Arcoíris, ubicada en el Parque Nacional el Cajas. Esta especie es reconocida por dar buena carne, sabor y crecimiento en menor tiempo, cual se logró con una selección más estricta de los reproductores y la creación del alimento balanceado de manera personalizada.

Mora acotó que la tilapia que se entregará se traerá desde la estación de la Subsecretaría de Acuacultura en la provincia de Los Ríos, y que esta especie se desarrolla mejor en un clima templado.

La Subsecretaría además subsidia el valor de los alevines en más de un 75% para quienes estén interesados en la adquisición de truchas de la estación, mediante la coordinación con los técnicos de la zona. El costo aproximado por alevín es de tres centavos de dólar.

Los piscicultores reciben además asistencia técnica por parte de la Subsecretaría de Acuacultura y la Dirección Provincial, para el establecimiento de las piscinas, las que deben mantenerse con agua corriente, en una profundidad y temperatura específica, además de ser alimentados adecuadamente para un mayor rendimiento comercial.

Efraín Yunbla, piscicultor de la parroquia Tomebamba, comentó que se dedica a la actividad por aproximadamente cuatro años y que la misma le resulta muy rentable siempre que se mantenga los cuidados necesarios en temas de establecimientos de piscinas y alimentación. “De cada cinco mil alevines obtengo en promedio 3.500 libras de trucha. En unos seis a siete meses, con un peso de 13 libras aproximadamente, los peces se pueden comercializar, y es rentable”, indicó.

La mayor venta de trucha en la provincia se realiza en época de Semana Santa, donde se comercializa la trucha en aproximadamente 2,50 dólares la libra.