Lima, Perú (Andina).- El Ministerio de la Producción (Produce) estableció la veda reproductiva del recurso “trucha arco iris” (Oncorhynchus mykiss) en los cuerpos de agua del departamento de Cusco, quedando prohibida la extracción, el transporte, la comercialización y el procesamiento del citado recurso.

A través de una resolución ministerial, publicada en el boletín Normas Legales de El Diario Oficial El Peruano, refiere que esta menda se aplicará desde mañana hasta el 30 de setiembre de 2015.

Ello luego que el Instituto del Mar del Perú (Imarpe) sugirió establecer la veda por reproducción de dicha especie, a fin de proteger los stocks de reproductores así como posibilitar una adecuada renovación poblacional del recurso.

Las personas naturales y jurídicas que a la fecha de publicación de la presente Resolución cuenten con stock del recurso “trucha arco iris”, proveniente de localidades donde el dispositivo es aplicable, tendrán un plazo de siete días calendario contados a partir de mañana para su comercialización.

Según la resolución, ello siempre que presenten una declaración jurada sobre dicho stock a la dependencia con competencia pesquera del Gobierno Regional de Cusco.

Los titulares de concesiones o autorizaciones para el cultivo del recurso “trucha arco iris” en el departamento de Cusco, que acrediten contar con stock en volumen y talla comercial ante la dependencia con competencia pesquera del Gobierno del Cusco podrán excepcionalmente cosechar y comercializar dicho stock.

Para ello, deberán indicar expresamente en el comprobante de pago y guía de remisión el centro acuícola de procedencia y la resolución administrativa de la correspondiente autorización o concesión.

Se exceptúa de la prohibición a las comunidades y agrupaciones de pescadores artesanales que realicen la extracción de la “trucha arco iris” en cuerpos de agua cerrados, siempre que se cumplan algunas condiciones.

Este el caso que los cuerpos de agua no tengan comunicación con ríos; contar con autorización para efectuar el poblamiento o repoblamiento del recurso; y, acreditar ante la dependencia con competencia pesquera que dichos ambientes hídricos han sido materia de poblamiento o repoblamiento mediante actas, facturas, convenios u otros documentos.