México.- El Instituto Nacional de Pesca (INAPESCA) trabaja en el desarrollo de técnicas de preservación de esperma de trucha arcoíris (Oncorhynchus mykiss), con el objetivo de mejorar  los procesos de producción e incrementar los niveles de calidad y disponibilidad de esta especie en el mercado nacional.

Investigadores del organismo sectorizado en la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) destacaron que la disponibilidad de semen de calidad de la trucha O. mykiss durante todo el año, permitirá desarrollar nuevos protocolos de fertilización que hagan posible optimizar la capacidad de fecundación del esperma.

Refirieron que la adaptación y validación de técnicas para la preservación de espermas, es una alternativa para lograr resultados a corto plazo en el resguardo de gametos.

Explicaron que la conservación de gametos (células reproductoras) de peces se realiza tradicionalmente mediante técnicas criopreservación, las cuales deben ser adaptadas a cada especie a fin de mantener al máximo su posterior viabilidad, no obstante estas técnicas son poco efectivas, ya que afecta, a causa del congelamiento, las membranas y el ADN celulares lo que trae como consecuencia baja o nula fertilidad.

Reiteraron que el primer paso para preservar el esperma de la trucha arcoíris y evitar el deterioro de los espermatozoides almacenados, fue encontrar el diluyente más adecuado que permitiera mantener a los espermatozoides, viables el mayor tiempo posible.

Mencionaron que estos diluyentes son soluciones salinas isotónicas que imitan el medio en el que se encuentran los espermatozoides dentro de las glándulas seminales de la especie, lo que permite conservar el potencial fecundante de los espermatozoides por cortos periodos,  abundaron los científicos.

Señalaron que mediante este diluyente y mantenidos en refrigeración a 5ºC, los espermatozoides pueden mantener su potencial fecundante por un periodo de 8 días.

Actualmente se hacen estudios y experimentos en laboratorio para tratar de preservar el esperma, por periodos largos, agregando nutrientes y antioxidantes, para su almacenamiento y conservación mediante refrigeración y congelación.

La aplicación de estos resultados hará posible la producción de crías, para atender los requerimientos de centros de producción acuícola, que generará beneficios económicos a los truticultores y granjas de reproducción que operan en el país, así como también sentar las bases científicas para la producción de stocks de reproductores con alto rendimiento productivo.

El desarrollo de este proyecto se lleva a cabo con la colaboración de la Universidad Autónoma Metropolitana, Iztapalapa; Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuautitlán de la Universidad Nacional Autónoma de México; Conservación, Gentics & Biotech, USA y Granja Acuícola Tatakany, ubicada en Xilotzingo, Estado de México.