Palmira, Colombia (Agencia de Noticias UN).- Más de 100 toneladas son el total de vísceras que genera la producción de trucha y el proceso para volverlas alimento de otros peces beneficiaría a 300 familias de piscicultores del municipio de Silvia, Cauca.

Para tal fin se han evaluado dos tipos de ensilaje: el biológico, mediante la adición de bacterias ácido-lácticas, que genera un proceso fermentativo para producir ácido láctico, lo que disminuye el pH y permite la estabilización, esto hace que este tipo de ensilaje se pueda conservar por largo tiempo. El ensilaje químico consiste en mezclar las vísceras con ácidos orgánicos (fórmico o acético), que disminuyen el pH en rangos por debajo de 4,0 y conservan el producto, con este método se obtienen entre 10 y 12 días, mientras que en el biológico se demora entre 18 y 21.

El ensilaje que se obtiene es un producto semisólido viscoso, que sirve de materia prima para elaborar concentrados.

La producción anual de trucha en Silvia es de 737,44 toneladas al año (t/año). Esta actividad económica es el principal sustento de aproximadamente 300 familias de piscicultores que pertenecen a la Asociación de Productores y Comercializadores de Productos Acuícolas y Agrícolas de Silvia (Apropesca).

La alimentación en los sistemas de producción piscícola representa entre el 50 y el 70 % de los costos de producción, debido a la alta concentración de proteína que se requiere para preparar el concentrado y a los elevados costos de las materias primas (harina de pescado y torta de soya, principalmente).

“Si buscamos alternativas alimenticias más económicas y ambientalmente adecuadas, se disminuyen los costos de producción animal y aumenta la utilidad”, menciona Críspulo Perea Román, estudiante de doctorado en Ciencias Agrarias en la línea de producción animal tropical en la U.N. Sede Palmira.

La tesis del estudiante, titulada Evaluación nutricional de ensilaje de residuos de trucha arcoíris para la alimentación de tilapia roja, busca mirar qué técnicas de preparación de los residuos de la trucha son más adecuadas para que la comunidad las aplique en la alimentación de la tilapia y valorar la eficiencia de su utilización.

El objetivo también es ambiental, pues las vísceras depositadas en zonas cercanas a viviendas producen malos olores y aumentan la proliferación de vectores de enfermedades (como moscas, zancudos y roedores). Si los residuos son enterrados, producen lixiviados, que son líquidos resultantes de la descomposición de la materia que por lo general son arrojados a las fuentes hídricas, con lo cual se contamina el agua.

La tesis de doctorado es una propuesta dentro de un proyecto macro del sistema general de regalías titulado Alternativas para el uso de subproductos derivados de la agroindustria piscícola, ejecutado por la Universidad del Cauca y asociaciones piscícolas del mismo departamento, en el cual también participa el Centro Regional de Productividad e Innovación del Cauca (Crepic).

La importancia de este trabajo para la U.N. radica en que permite abrir fronteras del conocimiento con el fin de evaluar nuevas alternativas para alimentación animal, sin aumentar los costos de los insumos; por otro lado, brinda los espacios y equipos para realizar las pruebas requeridas que permitan verificar y desarrollar los procedimientos experimentales”, agrega el investigador.

El siguiente paso de la tesis es hacer la prueba de aprovechamiento nutritivo y parámetros productivos in vivo e in vitro en tilapia, utilizando ensilaje, el primero se hace directamente con peces vivos, mientras que en el segundo se hace una simulación del sistema digestivo de los animales en el laboratorio, lo anterior permitirá evaluar su respuesta biológica al consumo de ensilaje.