México.- El Director General del Instituto Nacional de Pesca (INAPESCA), Pablo Arenas Fuentes, aseguró que será la investigación científica la que determine las acciones que se habrán de seguir frente a la disminución de pelágicos menores, como son la sardina, macarela y anchoveta.

Dijo que la propuesta de establecer refugios pesqueros temporales, así como vedas aceptadas por los propios armadores, son aspectos que deben revisarse con mayor detalle, pues hasta el momento no se tiene la certeza de cuáles son los elementos que han derivado en la disminución de estas especies y en qué medida se han registrado.
 
Al participar en el desarrollo del Taller Estatus de la Población de Sardina Monterrey en la Costa Occidental de la Península de Baja California, el Director General del INAPESCA puntualizó que si bien se ha visto una disminución en el recurso de la sardina, es necesario llevar a cabo estudios en el sistema de la corriente de California para determinar que es lo que está ocurriendo con cambios en la productividad. Añadió que se conoce que los bancos de sardina se retiraron hacia la zona sur de las costas bajacalifornianas.
 
El doctor Arenas Fuentes explicó que, para conocer la situación real que viven los pelágicos menores, el Buque de Investigación Pesquera y Oceanográfica del INAPESCA inició el pasado 16 de septiembre una campaña científica en la Costa Occidental de Baja California, la cual tiene el objetivo de conocer el impacto que está causando el cambio climático sobre los recursos pesqueros y marinos, así como desarrollar estudios del plancton sobre larvas y fases zooplanctónicas de diversas especies, ya que se ha observado cambios en su distribución y abundancia.
 
Pablo Arenas Fuentes detalló que la disminución de sardina que se ha observado, es considerando como referencia las capturas que se tuvieron en la temporada anterior, las cuales  fueron menores que la antepasada.
 
Los pelágicos menores constituyen el principal recurso pesquero nacional, y de acuerdo con cifras del Comité Sistema Producto Pelágicos Menores de Baja California, estas especies representan el 37% de las capturas totales, que se encuentran en el orden de entre 1.3 y 1.5 millones de toneladas anuales. La flota sardinera bajacaliforniana está compuesta por 21 embarcaciones, existen 25 plantas procesadoras y esa pesquería genera en la región 3 mil 500 empleos directos.
 
Por ello, autoridades, científicos, productores y distribuidores se reunieron durante dos días en Ensenada para analizar el estatus de las poblaciones de esta especie de pelágico menor, y con la presencia de expertos del INAPESCA, CONAPESCA, CICIMAR-IPN, del Comité Sistema Producto Pelágicos Menores de Baja California, CIBNOR, CICESE, COBI, SEPESCABC, entre otros, se convino en realizar un nuevo encuentro el próximo mes de octubre.
 
Ahí se revisará, con elementos científicos más precisos, la viabilidad de la propuesta de establecer refugios pesqueros temporales, como vedas aceptadas por los propios armadores.