Escocia.- El representante de los salmoneros en Escocia respondió a las olas de críticas sobre el impacto de la industria a las poblaciones silvestres de peces.

Scott Landsburgh , presidente ejecutivo de Scottish Salmon Producers’ Organisation (SSPO), dijo que el trabajo en conjunto y el intercambio de información sobre el salmón silvestre y de cultivo es “sin duda el camino productivo en el futuro”.

Landsburgh realizó estas declaraciones después que la industria acuícola fue objeto de un renovado ataque de pescadores y activistas en contra del cultivo de salmón.

Salmon and Trout Conservation Scotland (S&TCS), que tiene como objetivo el “proteger la pesca, los recursos pesqueros y el medio ambiente acuático para el beneficio público”, lanzó una petición parlamentaria pidiendo regulaciones más estrictas sobres las granjas salmoneras.

Bruce Sandison, escritor y pescador galardonado, uno de los críticos del cultivo de salmón, advirtió que el “icónico” salmón del Atlántico esta enfrentando la extinción inminente en la costa este de Escocia debido a los impactos letales de los escapes, enfermedades y parásitos de las granjas salmoneras.

S&TCS dijo que su nueva petición en línea se dio después de la reciente publicación de un informe sobre el control del piojo de mar en las piscigranja en Escocia durante los últimos dos años.

El director Andrew Graham-Stewart agregó: “La falta de regulación del gobierno escocés ha sido claramente un importante factor que contribuye al fracaso de la industria en mantener bajo los niveles aceptables el número de piojos de mar”.

Sandison, en nombre de la Global Alliance Against Industrial Aquaculture, manifestó: “Observadores informados creen que las enfermedades y contaminación de las principales piscifactorías de propiedad de noruegos ha afectado a las distintas poblaciones de salmón silvestre y trucha de mar en muchos ríos”.

Landsburgh indicó: “Es, por supuesto, lamentable el estado de estos ríos. Muy pocos ríos escoceses están en buen estado por una amplia variedad de razones, por ejemplo el cambio climático mundial ha alterado las zonas de alimentación del salmón en el mar y pocos sobreviven para regresar a sus ríos en Escocia”.

“La industria salmonera viene trabajando con las organizaciones pesqueras y han mostrado una relación productiva y de cooperación en la búsqueda de proyectos de restauración y repoblamiento”.

“El trabajo se ha concentrado en la importancia de mantener y mejorar los hábitats de los ríos. La experiencia técnica y las instalaciones de la industria también han apoyado los programas de restauración del río Lochy, como parte de un proyecto de cinco año para ayudar a 14 ríos diferentes e Lochaber” concluyó el representante de la industria salmonera.