Panamá, México.- Ante los retos que enfrenta a nivel mundial la pesquería de túnidos y la industria procesadora de este alimento, se requiere contar con una estrategia y visión integral que continúe con el mejoramiento de su sustentabilidad y permita mayor acceso y mejores precios en los mercados, estableció el Comisionado Nacional de Acuacultura y Pesca, Mario Aguilar Sánchez, en la Conferencia del Atún de las Américas (Atuna2016).

En el encuentro realizado los días 28 y 29 del mes de enero en la ciudad de Panamá, Panamá, Aguilar Sánchez destacó que la pesquería de túnidos es una de las más observadas pero también de las mejor manejadas, y de las de mejor organización.

En gran parte de los casos se realiza de manera altamente sustentable, por lo que resulta altamente productiva, subrayó el titular de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (CONAPESCA) en el foro internacional de túnidos. “Una pesquería e industria bien posicionadas para enfrentar estos retos del futuro, esa es la de túnidos”, apuntó.

Invitado por Atuna como Presidente de la Conferencia del Atún, debido al destacado papel que ha desarrollado en la región en favor de la pesca sustentable de túnidos, el Comisionado Mario Aguilar destacó que pocos alimentos ofrecen al consumidor una alternativa proteínica de tan alta calidad y accesibilidad como el atún, --una de las principales y más importantes pesquerías mundiales--, lo que siempre será una ventaja que debe aprovecharse cada vez más.

En la apertura de la Conferencia, que por primera vez se lleva a cabo en este continente, el titular de CONAPESCA compartió que en nuestro país hay un compromiso del gobierno de México y su sector productivo para trabajar juntos con políticas públicas especificas a fin de garantizar la viabilidad a largo plazo de la industria atunera e impulsar un mayor consumo de atún.

Indicó que el uso de los “ecotiquetados” puede impactar en el comercio o afectar incluso a la propia sustentabilidad y ecosistemas, particularmente cuando estos son carentes de un sustento científico y persiguen otros fines, como ya ocurrió al comercio del atún en América.

Bajo el lema “el Prometedor nuevo mundo del Atún de las Américas”, esta primera reunión reúne expertos, industriales y gobiernos para analizar temas actuales y emergentes que afectan al atún y a la industria atunera globalmente tales como los efectos de las grandes fusiones globales en el mercado, el impacto de la volatilidad de los precios del atún en la oferta y demanda de las Américas, los retos que enfrentan los países procesadores y exportadores, el financiamiento y crecimiento de la oferta y de la capacidad pesquera así como las implicaciones geopolíticas para los mercados de la región.

Uno de los principales industriales el sector atunero mexicano que participó en la Conferencia, el director de la empresa PINSA Comercial, Rubén Velázquez López, destacó que en Latinoamérica, nuestro país ocupa el segundo lugar como productor y procesador del atún, pero es el mercado número 1 de la región al comercializar 24 millones de cajas anuales, prácticamente mil cien millones de latas que se consumen en México al año “y no hay un solo país de América que se acerque a ese consumo”, subrayó.

Expresó que la problemática del sector atunero se remonta al periodo del presidente José López Portillo al ser apresadas las embarcaciones atuneras que no querían respetar las 200 millas de mar patrimonial, pero después del embargo atunero y gracias al apoyo decidido del gobierno mexicano junto con la industria nacional, se logró desarrollar aquí un mercado doméstico de atún que era muy incipiente.

Rubén Velázquez explicó que “el embargo atunero tiene que verse como un evento que causó impactos negativos para México, aunque también generó impactos positivos, ya que a la larga provocó más daño a la industria atunera norteamericana que a la mexicana, y hoy las tres marcas más importantes en el mercado estadounidense ya pertenecen a extranjeros (Tailandia, Corea y Reino Unido).

Comentó que “cuando inició el primer embargo, en 1980, México pescaba alrededor de 30 mil toneladas y en 2015 la producción atunera de nuestro país llegó a 140 mil toneladas y aún tuvo que importar 30 mil toneladas adicionales para abastecer el mercado interno”.

Citó, como marco de referencia, que en América “Ecuador es un país exportador de atún y tiene una flota mayor que la de México así como más capacidad de producción, pero tiene mayores mercados de exportación a todo el mundo, porque no enfrenta las restricciones del embargo, aunque no tiene mercado interno y depende de países del exterior.

“Gracias al crecimiento que registra México, el mercado de atún en América Latina se está desarrollando de manera muy positiva, siendo uno de los factores de crecimiento la creciente “lealtad” del consumidor por productos más sanos como lo es el atún en conserva en agua”, señaló durante la conferencia la representante del Grupo Kantar Worldpanel, organización mundial líder en conocimientos sobre el consumidor. Reconoció que claramente en el caso de México la tendencia del incremento al consumo es favorable.

Por su parte, José Antonio Zarzalejos del Grupo Pricewaterhouse Coopers (PWC) subrayó la importancia de “que los países desarrollen sus propios mercados internos”, lo cual México ha logrado hacer desde hace más de 15 años, lo que ha permitido el crecimiento de la industria con un mayor consumo de atún. El especialista recomendó darle más importancia al mercado nacional, que al de las exportaciones, sin cancelar éstas. -“el mercado nacional sigue siendo la base y cada vez es más importante.

En la ceremonia de apertura de la Conferencia por parte del país sede asistieron el Ministro de Desarrollo Agropecuario de Panamá, Jorge Arango Arias y el Administrador General de la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá, Ivan Eduardo Flores Morales entre otros.

Atuna, dirigida Henk Bruns, por es la fuente líder del mundo sobre noticias y visiones del negocio global de atún ofreciendo a los profesionales atuneros de alrededor del mundo la posibilidad de mantenerse al día con los precios, estadísticas, tendencias y desarrollos del mercado, entre otros muchos asuntos que afectan diariamente las dinámicas de la industria atunera.